Husmeando el amor: fiestas de las feromonas

Flor sin olor le falta lo mejor, dice el refrán. Por lo visto ahora lo de ir a una discoteca, ver en la lejanía a una chica mona -o chico mono, que no se me enfade el género masculino-, coquetear, invitarla a un par de copas y pedirle el número de teléfono está pasado de moda. El cortejo se nos va, señores, y no en favor del Whats App o del Facebook como muchos podrían pensar, no. Ahora lo que se lleva es olfatear prendas de los asistentes a una fiesta hasta dar con ese aroma con el que te gustaría despertar durante el resto de días de tu vida.

Las pheromone parties o fiestas de las feromonas son el último grito en cuanto a ligoteo en Estados Unidos Reino Unido y poco a poco van llegando a España. Varios solteros se reúnen en una fiesta-tertulia con el único requisito de llevar una camiseta con la que hayan dormido la noche anterior, ¿apetecible, eh? Pues el asunto no queda ahí. Estas camisetas se introducen en una serie de bolsas numeradas y los asistentes las van abriendo y olisqueando -sí, literalmente, por lo visto lo de que los perros se caigan bien o mal según el aroma de su culo no era tan descabellado- hasta que encuentran al aroma de su vida, su media colonia.

Pero si pensabas que la fiesta terminaba ¡Te equivocabas de nuevo! Llegados a este punto, ¿qué le queda a los asistentes de la tertulia? Efectivamente, la discreción. Pues los participantes deberán decirle au revoir, ya que, una vez han escogido la bolsa con la camiseta que les ha embelesado, engatusado y enamorado, un fotógrafo los retrata con el paquete en la mano y proyecta la imagen en una pared, de forma que todos los presentes la vean y el afortunado pueda reunirse con el admirador de su olor. Más o menos, así:

Fuente: www.theblaze.com

Y ¡PUMSe convirtió en amor verdadero. O al menos eso es lo que piensa su creadora, Judith Prays, que cansada de cita tras cita a través de Internet, decidió probar suerte con el olfato. Esta californiana está convencida de que el éxito de las relaciones sentimentales reside en este sentido y que, escogiendo a tu pareja mediante sus feromonas, podrás forjar una historia de amor para toda la vida.

Lo cierto es que Prays no anda en absoluto desencaminada. Investigaciones recientes defienden y corroboran su teoría al determinar que los seres humanos somos capaces de detectar a través del olor las combinaciones genéticas que darían lugar a una descendencia más débil. Y no solo eso, la ciencia también afirma que aquellas personas que tienen el sentido del olfato más atrofiado presentan problemas de socialización y tienen, de media, un 80% menos de relaciones.

Por lo pronto, si estáis interesados en probar suerte y encontrar el aroma de vuestra vida, podéis informaros de todo lo relacionado con las pheromone parties en la página oficial española, aunque no estamos muy seguros del éxito que habrán obtenido en nuestro país, ya que aparentemente llevan sin organizarse desde 2011. Por si acaso, tened en cuenta que el uso de colonia o desodorante está prohibido y se considera trampa.

Foto principal: www.londonisthereason.com