¡No es porno todo lo que reluce!

Mujeres del mundo, ¿os imagináis practicando sexo en una de esas posturas imposibles que adoptan las actrices porno en todas y cada una de las escenas de las millones de películas X que hay en el mercado?

Género masculino, ¿cuántos de vosotros os habéis preguntado alguna vez si el tamaño importa y habéis dirigido la vista a la entrepierna para comprobar si la longitud de vuestra amiga distaba mucho de la de Nacho Vidal?

El sexo anal, la depilación púbica, el squirting y las eyaculaciones faciales son prácticas normales y posibles, pero no tan habituales como la industria pornográfica nos hace creer. El siguiente vídeo explica con ayuda de alimentos las principales diferencias entre el porno y el sexo real.

¿Te animas a echarle un vistazo y a derribar prejuicios y complejos?

PD: ¿Te ha entrado el hambre? 😉

Foto de portada:  culturacolectiva.com