El reclamo del sexo

¿Qué harías si paseando por la calle te encuentras un cartel pegado a una farola en el que pone SEXO en letras mayúsculas y en color rojo? Admítelo, echarías un vistazo, aunque al final resultase que el anuncio habla de estropajos y la palabra mágica era tan solo una llamada de atención. Sin embargo, ¿mirarías si el anuncio directamente te ofrece los mejores estropajos del mercado? Pasarías de largo, tenlo por seguro.

¡SEXO GRATIS! O tal vez no… Foto: davidaldia.blogspot.com

Igual sucede cuando estás tranquilamente en el sofá viendo la tele y su correspondiente publicidad, esos anuncios que provocan en ti un “bah, ¿pero cómo voy a comprar yo eso?”. A pesar de este desdén inicial, el cerebro humano es más complejo de lo que creemos y pasa olímpicamente de tu opinión sobre ese producto, y al igual que tú olvidas ese spot publicitario, tu cabecita almacena escrupulosamente ese dato, de ahí la importancia para las marcas de que sus anuncios se graben en el subconsciente. ¿Cómo lograrlo? Llamando tu atención.

La forma más directa de conseguirlo es el sexo. Sí, sí, el sexo, no te escandalices a estas alturas. La publicidad que contiene guiños eróticos despierta el gusanillo de la curiosidad del espectador, más aún si ese guiño está acompañado por un cuerpo masculino o femenino que provoca mil y una fantasías. La televisión está cargada de anuncios de perfumes, de ropa interior o hasta de productos de limpieza que provocan en el televidente una reacción, da igual lo interesante que esté el periódico o lo que diga Twitter, ese anuncio merece una mirada. Total, como no lo voy a comprar, miro a la tele y me llevo una alegría a la vista.

¡Como para olvidar este anuncio! Foto: marygodiva.blogspot.com.

¿Estás seguro de que no lo comprarás? Varios estudios científicos del grupo OMNICOM señalan que la televisión y sus contenidos se asientan en el cerebro a largo plazo y generan, a su vez, potentes respuestas emocionales. Aunque no lo creamos, el coco se acuerda de qué anuncios llamaron su atención y decide recompensarlos enviando señales y estímulos para que la próxima vez que vayas a regalarle un perfume a tu novia, marido o amante apuestes por aquel que mostraba a unos marineros muy ligeritos de ropa, sudaditos y cortejando a una chica de toma pan y moja.

El peso del cerebro

Un pez gordo en la materia, Gerald Zaltman, catedrático de marketing en la universidad de Harvard, asegura que el 95% de lo que pensamos vive en el inconsciente. Esto es, casi la totalidad de nuestro pensamiento no está bajo nuestro control, sino en poder del cerebro. Da miedo, ¿eh? En resumen, si las empresas y compañías internacionales saben cómo vendernos su producto para hacerlo atractivo y sugerente, prácticamente se garantizan que tarde o temprano ese artículo acabará en nuestro bolsillo. Pensándolo detenidamente, ¡cómo no se nos va a grabar en el inconsciente un morenazo con más abdominales que Cristiano Ronaldo o una rubia con un minúsculo bikini!

La televisión cada vez es más desenfadada y recurre al sexo como cebo, hasta el punto de encontrarnos referencias sexuales en publicidad de productos para nada relacionados con esta materia. En muchas ocasiones apuesta por el morbo, la sugerencia, a que la mente del público complete en su imaginación la escena que su tele muestra de forma insinuada. Desde El sexo mandamiento estamos seguros de que tu mente ha recordado de inmediato alguna publicidad que te llamara especialmente la atención por su carga erótica, pero por si acaso vamos a hacer un repaso a los anuncios más sexualmente cargados de la caja tonta.

KH7 y su morbo en la cocina

Siempre se ha bromeado con el butanero como icono de fantasías femeninas, pero…¿y el mayordomo? Esta marca de productos para la limpieza juega con la figura de un hombre preocupado por el hogar que antes de intimar con su pareja en plena cocina, recurre al KH7 para acabar con cualquier tipo de suciedad. ¿Sugerente, eh?

Imaginación contra el SIDA

En El sexo mandamiento ya os hemos hablado del peligro del VIH. Para concienciar a la población, en Francia se difundió este curioso anuncio en el que se defiende el uso del preservativo para mantener relaciones sexuales. Si lo que buscaban era atraer la atención, lo han logrado sin duda alguna.

¡Cerveza para todos!

La irlandesa Guinness también sabe atraer al público. ¿Hay algo como una buena cerveza fresquita? Quizá no, pero…¿y si añades compañía y sexo? Esta publicidad no deja lugar a la imaginación, pero te retamos a que dejes volar tu fantasía y, por qué no, disfrutes de una buena birra…

¿Tienes algo que contarnos al respecto? ¿No opinas como nosotros o tienes algún otro anuncio que te haya impactado? ¡Contacta con nosotros y cuéntanoslo!

Foto de portada: puromarketinggermanvelasques.blogspot.com

Comments are closed.