Las relaciones prohibidas

Adán y Eva según las creencias judía, cristiana y musulmana fueron los primeros seres humanos que poblaron la Tierra. Dios, Yahweh o Alá –elija el lector el que más guste- creó a Adán a partir del barro y precisó que debía estar acompañado por lo que le hizo una compañera, Eva, a partir de una costilla  [Génesis 1:27: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra]

En el Edén la pareja procreó tres hijos reconocidos: Caín, Abel y Set aunque después se menciona que vinieron más hijos e hijas. Si la humanidad “desciende” de estos primeros pobladores y todos pertenecían a un mismo clan ¿Se puede hablar que el relato de la primera familia sobre la Tierra  es el primer incesto conocido?

De entre los temas tabúes de la sociedad el incesto es de los más oscuros, por la educación y valores que recibe el género humano la práctica de relaciones sexuales entre personas con parentesco biológico es considerado a nivel universal como un hecho aberrante.

Hace unos meses una noticia saltó a todos los medios de comunicación: una familia de Nueva Gales del Sur,  Australia, llevaba consumando el incesto durante varias décadas abarcando así cuatro generaciones. Abuelos, padres, hermanos, primos y tíos habían mantenido relaciones sexuales entre sí. En el grupo, formado por 40 personas, se encontraron muchos niños con discapacidades para caminar, que no podían hablar, con problemas de audición, vista… Resultado de la endogamia que se llevaba practicando durante años.

No es que estos sean un pequeño reducto de personas que se han saltado “las reglas”, es un caso más de los innumerables que llenan las páginas de la Historia.

Casos de incesto a lo largo de la historia

En el Antiguo Egipto, durante la dinastía Ptolemaica (305 a.C – 30 a.C) los matrimonios incestuosos eran de lo más común, así se permitía mantener al margen del poder a personas ajenas y asegurarse que la sangre nueva pertenecía a la familia. La famosa reina Cleopatra al heredar el trono a los 18 años fue casada con su hermano Ptolomeo XIII de 12.

En la Roma Antigua algunos emperadores también cometieron estas prácticas: Nerón y Caracalla mantuvieron una relación incestuosa con sus respectivas madres. Calígula y Cómodo con sus hermanas. Desde la Edad Media, las dinastías europeas se han casado entre sí continuamente, siendo la relación familiar más común entre ellos la de primos. La obsesión por preservar la pureza de la sangre  lograba todo lo contrario. Como ocurrió en el caso de la dinastía de los Austrias, donde los matrimonios emparentados durante generaciones provocaron numerosas alteraciones genéticas.

Carlos II "El hechizado" // http://www.valenciafreedom.com/

Carlos II “El hechizado” Foto: http://www.valenciafreedom.com/

Carlos II,  apodado el Hechizado, fue el último rey de esta dinastía que dejó pasó a la actual, la de los Borbones. Se dice que entre sus numerosos males estaba: la impotencia –se casó en dos ocasiones y murió sin descendencia- retraso mental, corta estatura y frágil salud. Hasta principios del siglo XX estos matrimonios siguieron siendo una realidad, hasta que los primeros nobles empezaron a casarse con plebeyos.

El padre del psicoanálisis,  Freud tomó el incesto como uno de los ejes principales de su teoría. En el Complejo de Edipo – rey de Tebas, en la Antigua Grecia que mató a su padre y se casó con su madre- Freud habla de una atracción pre-sexual involuntaria que el niño pequeño siente hacia su madre. Después de varias fases este complejo desaparece o se ve cancelado al imponerse la autoridad del padre y de la madre, y se forma el núcleo del Superyó,  que prohíbe rotundamente el incesto. Aunque se mitigan esos impulsos, siguen latentes. El niño en su deseo de enfrentar y superar a su rival, acaba comprendiendo que para ello debe parecerse a él. Entonces el padre termina siendo un modelo para el hijo.

Qué dice la legislación sobre el incesto

Son muchos los casos de hermanos separados al nacer, que se reencuentran años después e inician una relación amorosa, véase por ejemplo el caso de una pareja gallega. Lo que lleva a que se abra un debate, ¿Se debe despenalizar el incesto si es fruto de una relación consentida? En España ya no es delito desde el año 1978 aunque el Código Civil concreta que  no pueden contraer matrimonio entre sí:
1. Los parientes en línea recta por consanguinidad o adopción.
2. Los colaterales por consanguinidad hasta el tercer grado.  Solo pueden hacerlo tíos y sobrinos y primos, aunque los primeros han de solicitar una licencia judicial.

Psicólogos, jueces, antropólogos o sociólogos continúan estudiando la situación para llegar a un consenso, aunque sin embargo una institución como es el Parlamento de Estrasburgo avaló en 2012 a la justicia alemana en la prohibición del incesto y la tipificación de esta como un delito con pena de cárcel de 3 a 4 años. Una pareja de hermanos germanos que tenía 4 hijos llevó su caso ante la institución europea, que la rechazó y secundó la política alemana para estas relaciones. El varón ingresó en prisión aunque su compañera fue exculpada ya que sufría un “trastorno de la personalidad”.

Si la homosexualidad que también era (y en ocasiones sigue siendo) un tema tabú ha dejado de serlo y es normal las uniones de personas del mismo sexo y que además contraigan matrimonio o tengan niños ¿Podría el incesto, autorizado por ambas partes, pasar por lo mismo?

 

*Foto de portada: La imagen es un fotograma de la película “The Dreamers” (2003) donde se muestra un triángulo amoroso con una relación que nos sugiere un incesto entre hermanos. // http://smoking-cinema.tumblr.com/post/36394136511/the-dreamers-2003-bernardo-bertolucci