El voto de la vergüenza

El próximo 25 de mayo son las elecciones al Parlamento Europeo, así que los partidos políticos ya han sacado a pasear toda su maquinaria propagandística en busca de votos. Unos apuestan por empapelar las calles con la cara del candidato, otros llenan las farolas del lugar con banderas y otros se decantan por hacer vídeos sexistas.

¿Cómo? El Parlamento danés, ya conocido por El sexo mandamiento por otro tipo de campañas, lanzó un vídeo de minuto y medio protagonizado por un personaje masculino, más macho que Curro Jiménez y Bertín Osborne juntos, llamado Voteman. Este “superhéroe”, que probablemente no sea el modelo a seguir de los niños, está manteniendo relaciones sexuales con cuatro mujeres, todas ellas desnudas y rodeándolo, cuando recibe una llamada.

Ha recibido la misión de conseguir que aumente el número de votantes, así que a base de mamporros consigue llevar a las urnas a los indecisos, superados por el poder de Voteman. Las críticas y el escándalo no han tardado en provocar que este vídeo fuese retirado por las autoridades danesas, a quienes les ha salido el tiro por la culata y en lugar de conseguir mayor presencia electoral, han degradado la imagen de la mujer, del hombre y de los jóvenes. 

El escándalo ha alcanzado a toda la Unión Europea, y no es de extrañar después de ver el contenido de este ya famoso vídeo. Una cosa es recurrir al sexo en la publicidad, algo que pasa en muchos otros anuncios, y otra es lo que Dinamarca ha hecho para ganar un puñado de votantes y, a su vez, durísimas críticas.

Por desgracia, no es el primer anuncio que atenta contra la igualdad entre el hombre y la mujer, y de seguir así podría no ser el último. Esta lamentable campaña ha traído a la memoria otros spots que también levantaron ampollas por su marcado contenido machista, como el de la bebida alcohólica Soberano, que no se cortaba un pelo al afirmar que era “cosa de hombres”.

Imagen de portada: stirileprotv.ro.