Sonia Fernández de la Vega: “La Iglesia no afronta el sexo como algo sano”

Esta es la segunda de las tres partes que forman parte de la entrevista completa que le hicimos a Sonia Fernández de la Vega, sexóloga que lleva 18 años trabajando como terapeuta de pacientes que experimentan todo tipo de trastornos relacionados con su sexualidad. ¡Teníamos mucho de qué hablar! De nuevo se le preguntan todos los temas de la actualidad sexual, tanto de tipo físico o psicológico como de aspectos que ocupan las noticias en televisión o en los periódicos.

Pulsando aquí puedes leer la primera parte de la entrevista. 

Sexo Mandamiento: ¿Qué papel puede tener la Iglesia en esta modernización para evitar que la sociedad siga anclada en el pasado?

Sonia Fernández de la Vega: Con la Iglesia poco podemos hacer, ellos tienen sus creencias basadas en que el hombre está en el mundo como un paso para llegar al paraíso, el sexo no se enfoca como algo sano o positivo, sino solo orientado a la procreación. La iniciativa sexual o la masturbación para buscar solo placer personal es pecaminoso, y las relaciones en pareja deben ser solo para procrear. Con la Iglesia hemos topado, aunque este Papa parece ser más liberal, es difícil que cambien su pensamiento si aún están en contra del preservativo.

En cuanto al colectivo homosexual, de gais y lesbianas, ¿qué tiene que ocurrir para que den el paso de salir del armario con más confianza y seguridad?

En primer lugar deben sentir que tendrán aceptación social, por lo menos de respeto. Al nacer no lo hacemos con una orientación definida, homosexuales o heterosexuales, sino que esta se va adquiriendo con el tiempo. No es algo consciente, la gente debe saber que potencialmente somos bisexuales y que luego vamos dirigiéndonos hacia un lado o a otro, que no debe ofender y no son conductas dañinas. El problema es que se ha asociado la conducta homosexual a la pedofilia, y esto es totalmente falso y distorsionado. 

Sin embargo, a día de hoy sigue habiendo miradas hacia parejas homosexuales mientras hacen vida cotidiana. ¿Está la sociedad preparada para no verlos como algo atípico?

Los miran porque es algo diferente, no estamos acostumbrados a ellos. Es verdad que cada vez es más frecuente y nos adaptamos a ello, hay ciudades en las que se acaba normalizando. Es un caso similar al que me pasa con mis hijos, si van por la calle y ven a un punkie con una cresta muy llamativa, también les llama la atención. Todo lo que no es común puede llamar tu atención, aunque otra cosa es transmitir una sensación de desprecio o rechazo. Hace poco hablé con una mujer transexual y todo el mundo por la calle la miraba, yo le pregunté que qué tal lo llevaba y ella decía que como ella no miraba a nadie, esperaba que nadie la mirara. Es cierto que la gente la miraba porque llamaba su atención, al igual que lo harían con alguien con un aspecto distinto.

Entonces es solo cuestión de tiempo.

Depende del tiempo y de su normalización, cuánto más lo veamos en la calle, mejor. Lo ves de forma más habitual, en España ya hay muchas parejas con hijos, que no tienen conflictos al ver expresiones de afecto entre sus padres o sus madres, lo han visto desde niños y no les supone ningún impacto visual.

Hemos mencionado la transexualidad. ¿Qué trasfondo psicológico hay en estas personas?

Para ellos es una experiencia durísima desde el momento en que se miran al espejo y la imagen que ven no se corresponde con cómo ellos se sienten por dentro. Si se sienten mujeres y ven la imagen de un hombre reflejada, supone en ellos un choque tremendo. Además no existe mucho conocimiento, en este país aún se asocia la transexualidad con la homosexualidad, y no tienen nada que ver, es un problema de identidad sexual, su imagen externa no se corresponde con la identidad sexual. En esto también se está avanzando mucho, existe una asociación de madres y padres de niños transexuales, que ya se aprecia en niños de cuatro o cinco años con desajustes. Si se crían en un ambiente en que los padres lo entiendes, harán el recorrido mucho más fácil. La mujer que mencionaba antes ha vivido un recorrido durísimo, fue una época en la que era extraño, parecía que tenía que dedicarse al mundo del espectáculo, al esperpento, y que no había un hueco para ella en la sociedad. Ella lo ha contado en la radio, es algo normal para ella, cada vez hay más entornos en los que se pueden expresar, ayuda a que la gente lo entienda.

¿Recomiendas el cambio de sexo en estos casos? 

Ellos necesitan este cambio, lo ideal sería que la Seguridad Social afrontase este cambio, hay alguna Comunidad en que sí, pero no está regulado a nivel nacional. Está claro que la mayoría de niños necesita un cambio para igualar su imagen personal con lo que sienten por dentro. Es recomendable el apoyo psicológico desde el principio, que se adapten a los cambios que se van a producir en ellos. Ellos sí que quieren hacer este cambio, incluso en el nombre, porque si tú te sientes mujer no te puedes llamar Manuel. No puede ser que un niño se sienta niña y en su casa lo llamen María pero en el colegio siga siendo Manuel, el cambio del entorno debe ser para afrontar su realidad, no le puedes decir cómo sentirse. Está habiendo muchos cambios en todos los sentidos, para que haya menos discriminación en los colegios.

Intervienes en el programa Es la mañana de Castilla y León esRadio, donde nosotros también participamos para hablar de sexo. ¿Crees que los medios de comunicación deberían mejorar la forma de tratar el sexo?

Hay que hablar de sexo, cuantos más medios enfoquen este tema, mejor, sobre todo la televisión y la radio. Deber tener un papel educativo importantísimo, porque junto a Internet son los medios que más llegan a la gente, si se trasmite adecuadamente habría que aprovecharlos para educar en temas sexuales y psicológicos.

¿Crees que el Gobierno debería intervenir creando programas de este tipo para mejorar la educación sexual del país?

El programa Hablemos de sexo, de los 80, era en la Primera y fue revolucionario. Todo el mundo lo veía, enfocaba el texto de forma científica y fue rompedor, lo llevaba Elena Ochoa.

La televisión suele mostrar contenidos sexuales, incluso muy explícitos. ¿Es acertada?

La imagen que se refleja es la de la imagen del director, veo que a veces se enfoca de forma poco adaptada a la realidad. En terapia sexual decimos que una óptima relación sexual debe durar más o menos una hora, en las películas se acercan los dos, como si los niveles de excitación ya estuvieran al máximo, y pasan a la penetración. Ese es uno de los mitos que debemos desmontar, una relación sexual no tiene por qué acabar en penetración, sino en cualquiera de las fases que la forman. Esto en las películas no pasa, así que los mitos de la sociedad acaban en las películas.

¿Cómo valoras la edad mínima recomendada que exigen ciertos contenidos de la televisión?

Hay que poner unas franjas de edad, y es verdad que no siempre se van a ajustar, cada niño es diferente porque los procesos evolutivos son diferentes, al igual que unos empiezan a caminar antes y otros después. Es verdad que hay que marcar una edad mínima. No tengo televisión y no sé las franjas que hay, pero se ven programas de vez en cuando con contenidos en franjas en la que seguro que hay niños pequeños viéndolos.

¿Qué tratamientos se suelen seguir para remediar los problemas de los pacientes?

La terapia sexual es cognitiva conceptual, basada en el modelo de Master y Johnson, que son dos sexólogos que incluso tienen una serie de televisión sobre ellos, ellos iniciaron la investigación sexual y las terapias que hacemos las basamos en sus teorías. 

¿Qué diferencias encuentras entre las consultas de pacientes masculinos o femeninos?

La diferencia está en el tipo de trastorno por el que vienen a consulta. Los hombres acuden por problemas de eyaculación o eyaculación precoz, alguno por eyaculación retardada pero es menos habitual. Las mujeres vienen sobre todo por vaginismo o dolor en la penetración, dispareunia (dolor en el coito) o anorgasmia (inhibición del orgasmo). Hay más pacientes masculinos que femeninos, pero generalmente vemos que cuando ellos vienen suele haber también un problema en su pareja, falta de deseo…a veces se ve que ella también tiene alguna dificultad por la que ella no hubiera venido sola.

¿Afrontan de distinta manera los problemas sexuales hombres y mujeres?

Normalmente las parejas reaccionan bien, si se les explica lo que tienen que hacer y los ejercicios, ambas partes se apoyan bien, sea quien sea quien acuda con el problema. Conozco casos que llevan siete años juntos con ella con vaginismo, sin acceder a la penetración, y han seguido juntos. El sexo pesa en la relación de pareja, pero no es lo único.

¿Cómo puede afectar el sexo a la pareja?

Acaba deteriorando. El ocio, la comunicación y la vida sexual son tres áreas clave en una relación, si el sexo no va bien acaba afectando a las otras dos y llega a otros niveles. Es algo que hay que trabajar, hay mucha gente que tarda mucho en venir a terapia y acaba deteriorando a la pareja.

¿Cuáles son los principales problemas que tienen los jóvenes?

Los riesgos más graves son el contagio de enfermedades y embarazos no deseados. El consumo de sustancias hace que tengan relaciones sexuales de forma más arriesgada e imprudentes, asumen situaciones de riesgo a nivel sexual, es algo de lo que hay que hablar y dejar claro que es incompatible consumir sustancias con tener relaciones.

Imágenes: Elpaís.com | Eluniversal.com | Elmundoalinstante.com | Cartermatt.com. Imagen de portada: ayto-badajoz.com.