¿Eres adicto al sexo?

Sonia Fernández de la Vega /// De la Vega psicólogos.

La adicción al sexo la podemos definir como cualquier otra adicción: “la persona tiene una compulsión irrefrenable hacia una conducta que le calma una gran ansiedad, este comportamiento le lleva después a sentirse culpable, avergonzado y arrepentido”

En un principio puede parecer difícil situar donde está el límite entre lo normal y lo enfermizo. Está claro que el sexo forma parte natural del ser humano y es una de las conductas que más placer y bienestar reporta a la persona, pero esta conducta se convierte en patológica cuando:

 -La persona siente un impulso no controlable hacia conductas sexuales tan variadas como relaciones sexuales homo o heterosexuales, masturbación compulsiva, abuso de pornografía, prostitución, líneas eróticas o internet, etc. Llegando incluso a conductas de riesgo, peligrosas o ilegales.

-Este comportamiento interfiere es su vida, limitándole.

-Tiene consecuencias muy negativas a nivel de pareja, laboral, social, económico y personal (baja autoestima, ansiedad, depresión, etc.).

-La persona realmente no disfruta con estos comportamientos, solamente los usa como una forma de quitarse malestar.

 Cada vez es más frecuente el que personas se conviertan en sexoadictas al buscar en el sexo una válvula de escape a sus síntomas de depresión, ansiedad, problemas de concentración... Se ha demostrado que el número de adictos ha aumentado de unos años hasta la actualidad debido a Internet, líneas eróticas, el aumento de la pornografía… Cuanta mayor accesibilidad existe, el número de problemas de adicción aumentan.

Aunque es una de las adicciones menos reconocidas, dada la connotación moral que se le da, cada vez se está difundiendo más este término como algo patológico, facilitando a las personas que lo sufren el que lo confiesen y acudan a tratamiento psicológico.

 ¿CÓMO SABER SI SOY ADICTO AL SEXO?

 ¿Se te ha ocurrido alguna vez que necesitas ayuda para modificar tu comportamiento o pensamientos sexuales?

  1. ¿Crees que estás siendo controlado por muy diferentes estímulos sexuales?
  2. ¿Es frecuente que sientas deseos de evitar o parar algún tipo de comportamiento sexual?
  3. ¿Has tratado alguna vez de parar o limitar aquello que considera perjudicial en su conducta sexual?
  4. ¿Usas el sexo como una vía de escape de la realidad o como una fórmula para eliminar la ansiedad?
  5. ¿Tienes sentimientos de culpa, remordimientos o depresiones después de haber tenido una relación sexual?
  6. ¿Se ha vuelto más compulsiva tu búsqueda de sexo?
  7. ¿Perjudica tu búsqueda compulsiva de sexo a las relaciones con tu pareja? ¿Ha disminuido la frecuencia de relaciones con tu pareja? ¿Te resulta tu pareja igualmente excitante?
  8. ¿Te ves obligado a recurrir a imágenes o a recuerdos sexuales no deseados durante el acto sexual?
  9. Tu comportamiento sexual ¿necesita cada vez más de variantes y de mayor frecuencia para poder alcanzar los mismos niveles de excitación?
  10. ¿Se apodera de ti un impulso irresistible cuando la otra parte toma la iniciativa o le propone relaciones sexuales? ¿Te ves incapaz de resistirse a una nueva proposición sexual?
  11. ¿Cambias con mucha frecuencia de pareja sexual? ¿Pierdes el interés en una pareja una vez ha tenido relación sexual con ella?
  12. ¿Tu interés excesivo por el sexo ha provocado interferencias en tu vida cotidiana?
  13. ¿Te cuesta cada vez más concentrarte en otra cosa que no sea sexo? ¿Ha bajado tu rendimiento en general?
  14. ¿El sexo te está robando tiempo que antes dedicaba a otros aspectos para los que antes siempre estaba disponible?
  15. ¿Pasas más de 11 horas a las semana navegando por páginas de la red dedicadas a sexo?
  16. ¿Prefieres obtener placer sexual a través de Internet antes que con su pareja? ¿Ha aumentado la frecuencia de tu masturbación mientras navegas por Internet?
  17. ¿Tu nivel de ingresos económicos se ha visto mermado con motivo de consumir sexo de manera compulsiva?

Si has contestado de forma positiva a dos o más de las preguntas anteriores considere la posibilidad de estar padeciendo un problema de adicción al sexo. Al igual que otras enfermedades o patologías, detectarlo a tiempo es clave para poder tratarlo y acabar con esta adicción que tan negativa puede ser para la vida personal, por mucho que pienses que es solo placer.

Imágenes: Colimatrespuntocero.com | Adicciones.com.arg |Gadgetos.com | Larepublica.pe