Tragedia de Grey

El fenómeno 50 sombras de Grey, que tantas polémicas, reacciones y millones de euros ha generado desde su irrupción como libro hasta su adaptación a película, está superando fronteras inimaginables entre sus seguidores, ya que nadie duda que a más de uno se le ha pasado por la cabeza imitar las prácticas sexuales de Christian y Anastasia. El sexo ha vuelto a llenar librerías y salas de cine.

Una joven alemana falleció en Suecia debido a que, con su pareja, se les fue de la mano su forma particular de emular a los dos protagonistas de esta novela erótica. El novio de la chica la ató a la cama de una forma, cuanto menos, rudimental: con medias de nylon y preservativos, y no las cuerdas que Grey compra religiosamente en las ferreterías. Cuestión de clase, desde luego. Por si fuera poco, la golpeó hasta ¡123! veces, cuando con algún azote que otro basta para sentir la excitación de la dominación.

El agresor, que se metió demasiado en el juego de 50 sombras de Grey, no fue consciente de que tras sus golpes su chica ya no respiraba. Las investigaciones posteriores demostraron que el hombre había consumido alcohol y diversas sustancias antes de pasar a la acción, así que será juzgado por homicidio involuntario. La alemana, de 28 años, había dado su consentimiento a su pareja, sin saber que este se pasaría de la raya y ocurriría esa tragedia.

Los intentos de reanimación del novio de la difunta fueron insuficientes, y aunque la ambulancia la llevó a la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital sueco, no se consiguió salvar la vida de la joven, que sufrió daños cerebrales y respiratorios. Las posibilidades sexuales que ofrece esta saga son muy numerosas, pero depende de la responsabilidad de cada uno que se obtenga placer y no sufrimiento para evitar disgustos.

 Imágenes: erepublik.com |