Las verdaderas frutas del amor

¿Qué es más placentero, tener sexo tras un largo periodo de sequía o un buen plato de nuestro manjar favorito después de un largo día de trabajo? Los gustos dependen de cada uno, pero de lo que no cabe duda es que estos dos placeres del ser humano no son incompatibles, de hecho, pueden disfrutarse más todavía si el uno se combina con el otro. La gula y la lascivia van de la mano, así que ¿por qué no contentarlos?

Para muchos, la fruta es la parte menos favorita de las comidas. No saben lo que se pierden, ya que además de tener infinidad de vitaminas y propiedades saludables, son un magnífico aliado para esos momentos diferentes en las que se juntan pasión y nutrición.

Es el caso de los plátanos, que además de dar lugar a jugueteos gracias a su forma tan particular, son una fuente de potasio y vitamina B, que siempre vienen bien, pero su secreto es el siguiente: las hormonas. Las bananas ayudan a que la hipófisis y el hipotálamo -las partes del cerebro que se encargan de segregar hormonas sexuales- se activen y nos pongan una marcha más en el cuerpo.

Bendita primavera

¡Qué decir de las fresas! La primavera se acerca, y con ella la temporada de la fresa, que si se conjunta con el chocolate pueden dar lugar a una explosión de pasión y sabor entre vuestras sábanas. Sin atiborrarse, porque seguro que más de uno aprovecha para darse un festín, estos dos alimentos pueden hacer que salten chispas. Esta hortaliza es rica en vitamina C, que trae consigo el aumento del deseo sexual, esa líbido que se dispara cuando sube la temperatura.

El chocolate, cuanto más puro mejor, contiene phentolamina, una hormona que se multiplica durante las relaciones sexuales. Ve apuntando en la lista de la compra, que te ayudará a multiplicar el placer. Las granadas son otra fruta con mucho que decir en esto del sexo. Son una de las formas más sabrosas de llenar el organismo de antioxidantes, que sirven para que la sangre fluya con más eficacia hacia todas las partes del cuerpo…el resto te lo puedes imaginar.

La sandía, por otro lado, podría hacerle perfectamente la competencia a la Viagra, la famosa y peligrosa pastilla azul. Sin los efectos negativos de este comprimido archiconocido, esta fruta veraniega es capaz de levantar los ánimos del más alicaído debido a que es rica en citrulina y arginina, realmente beneficiosas para aumentar la producción de óxido nítrico. ¿Y esto para qué sirve? Los vasos sanguíneos se relajan, la sangre fluye y todo funciona mucho mejor.

La fruta prohibida

Si quieres darle un toque tropical a tu dieta y mejorar tu salud sexual, el aguacate es la solución. Tienen un aspecto algo femenino, con curvas, si bien históricamente han estado ligados a la masculinidad. Los aztecas denominaban al árbol de aguacate “Ahucuatl”, que viene a significar “árbol de los testículos”. En los árboles cuelgan de dos en dos, y por su forma pueden recordar a los testículos del hombre. Cuando los españoles llegaron a Sudamérica, la Santa Inquisición hizo gala de su rectitud y prohibió su consumo, pues no los consideraban adecuados para la moralidad cristiana.

Respecto a sus propiedades, los aguacates están llenos de ácido fólico, potasio, vitamina B6, ácidos grasos de Omega-3 y ácido oleico, enemigo de ese colesterol que los médicos tildan como “malo”. Estas grasas, no os asustéis, son muy positivas para los varones, cuyo organismo las agradece para producir testosterona.

Después de leer esto, quizá te den ganas de saltarte el primer y el segundo plato e ir directo al postre, pues menuda aliada tienen las relaciones sexuales con las frutas. En próximas entregas se hablará de otros alimentos afrodisíacos, pero este es el primer aperitivo. ¡Que aproveche!

Imágenes: sintomasanaciontinerfe.blogspot.com | nosotras.com | lamusica.com