El revisor de prostitutas

Australia ha decidido dar un paso más en el intento de controlar la prostitución, y para ello ha decidido ponerse en situación y contratar a personas que acrediten el estado de esta actividad en el país sobre el terreno. En resumen, que frecuentan los servicios de estas profesionales del sexo para saber de primera mano el estado en el que efectúan su profesión, si viven explotadas o si las condiciones de trabajo son aceptables.

El perfil de persona que buscan es de varón, a poder ser soltero, que no tenga ataduras ni compromisos sino plena disponibilidad a la hora de tener relaciones sexuales con estas mujeres. Lachlan Jarvis es el director de una investigadora privada que se encarga de contratar a inspectores del sexo que, de forma anónima, evaluarán el estado de la prostitución en el país y, de esta manera, prevenir el tráfico de mujeres o la trata de blancas.

“Mis amigos me envidian”

The Independient ha contactado con una de estas personas a las que pagan por tener sexo con prostitutas, cuando lo habitual es pagar por los servicios de estas experta y no al contrario. John es el nombre ficticio de uno de estos hombres, y asegura que sus conocidos le tienen envidia, porque no todo el mundo cobra por tener relaciones sexuales, sino que el sexo implica un gasto. Este trabajo va destinado a destapar prácticas ilegales, pero lo cierto es que trae consigo mucho placer para quienes lo llevan a cabo.

No es un empleo convencional, de cinco días a la semana y ocho horas diarias, sino que tiene la gran ventaja de que es flexible”, destaca este revisor, que debe anotar quién es la persona que le atiende, dónde, cómo, en qué condiciones y de qué manera, para intentar que las autoridades tengan más control sobre la prostitución. John asegura que nunca ha tenido ninguna inseguridad o problema de salud sexual, por mucho que habitualmente se tienda a pensar que en el submundo del sexo existan varios tipos de riesgos.

En España, este tipo de profesiones aún no existen, aunque los resultados en Australia dictarán si vale la pena. La prostitución es ilegal, de modo que podrían evitarse prácticas abusivas si se implantasen comisiones encargadas de destapar las irregularidades del que algunos llaman el oficio más antiguo del mundo.

Y tú, ¿aceptarías ese empleo?

Imagen de portada: elcomercio.pe.