La edad de los estrenos

Segundas partes nunca fueron buenas. La típica oración atribuible al refranero español bien podría traducirse, en términos sexuales, en un ‘primeras veces tampoco‘, puesto que la pérdida de la virginidad suele ir acompañada, en la mayoría de los casos, de una experiencia desastrosa marcada por la inexperiencia -si alguien ha tenido una primera vez sexual alucinante, por favor, que nos escriba (y si ha sido un fail en toda regla, también)-.

Generación a generación, los jóvenes a lo largo y ancho del globo terráqueo deciden someterse a esta primera experiencia de una forma cada vez más precoz, muchas veces sin la información necesaria y corriendo ciertos riesgos que bien podrían subsanarse con su debida educación sexual. Pero broncas aparte, ¿cuáles son los rincones del planeta donde la curiosidad sexual es más joven?

Según un estudio publicado por Durex, son los islandeses quienes se ven en la necesidad de calentarse más prematuramente, puesto que la media de pérdida de la virginidad en este estado europeo se encuentra en los 15,6 años. Le siguen otros países del centro y del norte del viejo continente, concretamente Alemania (15,9), Suecia y Dinamarca (ambas con 16,1).

Fuente: marcianosmx.com

El Sol, la playa y la siesta no parecen ser suficiente reclamo para el inicio sexual prematuro en una España que, con 17,5, se encuentra muy cercana a la media mundial de inicio en las relaciones sexuales (17,3 años).

A pesar de que el 35% de los jóvenes que participaron en esta investigación confesaron haber perdido la virginidad antes de los 16 años, lo cierto es que en el sudeste asiático se lo piensan mucho más. India, por mucho que presuma de ser la cuna del adorado Kamasutra, es el país que más tarda en ‘estrenarse’, con una media de 19,8 años, seguido de cerca por Vietnam (19,6), Indonesia (19,1) y Malasia (19).

Aunque en muchas ocasiones se asegura que la edad, en esto de las artes amatorias, no importa, lo cierto es que desde El Sexo Mandamiento recordamos que lo importante no es el cuándo, sino el cómo y el quién. ¡A disfrutar!

Imagen de portada: besatame.com