Masturbación femenina: conócete a ti misma

“¿Cuándo fue la primera vez que viste tu vagina?” Esta pregunta se la hizo Eve Ensler a numerosas mujeres en los años 90 para su obra “Los monólogos de la vagina”. La respuesta de algunas fue inaudita: nunca se habían parado a observar con atención sus propios genitales. ¿Por qué? Falta de tiempo o de interés. O mera vergüenza.

Ha llovido mucho desde entonces y se ha avanzado bastante en el campo del sexo, pero este problema persiste: la vagina continua siendo un misterio para muchos, incluso para las que poseen una propia. Esto supone un problema para la vida sexual de las mujeres y para sus relaciones ya que para que estas sean satisfactorias, es imprescindible conocerse a una misma.

Guy Bourdin

Fotografía: Guy Bourdin

A continuación os dejamos cuatro sencillos pasos para que estés al día en tu propia sexualidad. (Aunque la entrada sea sobre la vagina, también sirve en el caso de los chicos).

Investiga

El primer paso parece evidente: investigar qué es lo que hay ahí abajo. Ármate de paciencia y de un espejito de mano. Busca un lugar íntimo donde te sientas a gusto y relajada (no hace falta que enciendas incienso). Adopta una postura cómoda porque puede ir para largo. Comprueba que todo está ahí y que esté en orden.

Documéntate

vaginaDejémonos de chorradas: la teoría es tan importante como la práctica. Nadie nace sabiendo, así que tendrás que informarte. En la era de la información, no tienes excusas para no hacerlo. ¿Cuáles son las partes de la vagina y para qué sirven? ¿Qué tipos de orgasmos tienen las mujeres? Prepárate como si tuvieras que hacer oposiciones a sexólogo. No solo aprenderás bastante sobre ti misma sino que te vale por si algún día te quedas sin tema de conversación.

Ponlo en práctica

O sea, mastúrbate. Los expertos lo recomiendan, tanto para hombres como para mujeres: prueba contigo mismo a solas para que funcione en compañía. Si te da pereza empezar, tómatelo como si fueran deberes de clase: ¡es por tu bien! (y probablemente te proporcione bastante más placer). Una vez más, documéntate para ello, busca tutoriales, revistas especializadas o el consejo de terceros.

Experimenta

elogio-de-la-masturbacionAl igual que ocurre en el sexo en pareja, puede darse que caigas en la rutina si te limitas a hacer siempre lo mismo. Hay que innovar, y para ello puedes probar nuevas técnicas, fantasías, posturas y lugares. Ideas no van a faltar: puedes utilizar juguetes o mirar porno para dar rienda suelta a tu imaginación.