Ecosex: el placer ya no contamina

Autor: Amantis (Publirreportaje)

La erótica y los juguetes sexuales también están por el bien del Medio Ambiente, por el bien de la persona, de la tierra y del planeta. Y por ello, al igual que se extiende (¡por fin!) en los supermercados la comida bio, la ropa “green” y los productos justos, el sector amántico no quiere ser menos. ¿Te va lo eco? Pues que sepas que hay un montón de opciones. De veras. Aquí te contamos unas cuentas.

La zanahoria o cualquier hortaliza que se le parezca: Sí, una zanahoria. Y sí, te la puedes meter por dónde estás pensando. Y es que este tipo de herramienta es la primera que debes tener en cuenta a la hora de prodigarte en el mundo ecológico-sexual. ¿Precauciones a tener? Lávala bien antes de meterla dónde desees o si quieres una opción más segura, usa un condón, además de tener siempre mucho cuidado. Y como todo dildo, mejor con lubricante. ¡Y para dentro!

Lubricantes y aceites de masaje eco’s: El mercado ya está lleno de lubricantes ecológicos: de agua, sin glicerina, con sabores, con efecto calor, con gingseng para potenciar la líbido… Y la marca Shunga también ha sacado toda una gama muy interesante de aceites de masaje ecológicos certificados con aroma de té verde, chocolate o almendra dulce. ¡Te los comerías!

Cuerdas de bondage: Sí, los “ecos” también van fuertes. Si hasta ahora el material por excelencia había sido siempre el algodón tratado, ahora, las nuevas tendencias orientales, con juegos como el Shibari (bondage japonés) han puesto de moda otros materiales orgánicos como el yute, el cáñamo o el arroz, que a diferencia del algodón, no se estiran y por lo tanto, mantienen las ataduras firmes. ¡Importante! Si compras una de estas cuerdas, asegúrate que están tratadas, para que no te claves los hilillos…

Juguetes respetuosos: Si algo tienen los juguetes es que a menudo vienen hechos en plástico o silicona, dos componentes que precisamente no son los más respetusoso para el medio ambiente. Es el tipo de material que todo el mundo conoce. ¿Pero has pensado que hay juguetes hechos con materiales nobles y que te durarán toda una vida? Existen dildos, plugs anales y vibradores de acero, cristal o cerámica, que si los cuidas bien, serán tu compañero inseparable. Y son materiales completamente reciclables.

Vigorizantes naturales: Existen bastantes en el mercado que ofrecen buenos resultados. Basados en componentes alimenticios, en amantis disponemos de distintas variedades con distintos efectos. La mayoría están hechos de hierbas que provienen de la cultura y tradición asiática. Evidentemente, son componentes que no deben mezclarse ni con alcohol ni drogas y que mejor no tomar si se sufre de presión alta, diabetes o problemas vasculares. Pero es tomárselos… ¡y up!

Condones veganos: Son los condones que se llevan. No llevan caseína, una fosfoproteína (un tipo de heteroproteína) presente en la leche. Existen marcas estupendas como FrenchLetter o RFSU que fabrican estos condones, de látex orgánico vegetal, de comercio justo y veganos. ¿Pero se puede pedir más? ¡Sí! ¡Que alguien los haga en España ya!

Documentación sobre sexo y ecología: Cada vez hay más información en Internet y también, publicada. Ecosex, por ejemplo, es un libro que te informará sobre cómo proceder para tener una vida sexual más que activa y a la vez, hacerlo con el máximo de garantías posibles hacia tu entorno, medio y personas que te rodean. Desde cómo vestirte, a qué comer, pasando por cómo interactuar con tus parejas sexuales para que tus relaciones sean lo más ecológicas posibles.

¿Qué más te falta para ser el más ecosex? 🙂