Sexo gratis

Este titular bien podría ser usado como reclamo publicitario de cualquier empresa. Luego la letra pequeña especificaría que, efectivamente, no vas a tener relaciones sin coste alguno. Sin embargo, sexo gratuito es lo que ofrecen las prostitutas de un burdel austriaco durante todo el verano, como forma de protesta a la elevada tasa de impuestos por parte del Gobierno.

La página web de Pascha -así se llama el local en cuestión- ha anunciado barra libre de todo tipo de servicios: entrada, bebida y, por supuesto, sexo. El propietario de este burdel argumentó que se trata de una forma de alzar la voz frente a las medidas impositivas estatales, puesto que ha pagado más de cinco millones de euros a Salzburgo en los últimos diez años, según publica la versión digital del diario El Mundo.

El burdel Pascha ofrece servicios gratis durante todo el verano // Fuente: casimages.net

La prostitución es alegal en España, lo que supone una carencia de derechos y de deberes laborales y sanitarios por parte de las prostitutas, y un flujo de economía sumergida. Sin embargo, la situación de estas profesionales del sexo se regularizó en Austria en el año 1974, con el ejercicio autorizado en las llamadas casas de tolerancia.

Esta medida únicamente tuvo el objetivo de sacar la prostitución de las calles austriacas para lavar la imagen del país, puesto que, aunque pudiera parecer que estas mujeres ganasen en derechos laborales, la realidad es bien distinta. Austria continúa contribuyendo a la creación de un estigma social entorno a esta profesión al obligar a las prostitutas a que se inscriban como trabajadoras en la Policía en lugar de hacerlo en el Registro Mercantil, como el resto de ciudadanos.

Austria legalizó la prostitución para sacarla de las calles // Fuente: abc.es

Las asociaciones que velan por los derechos de estas mujeres también se quejan de un excesivo control por parte del Estado y de la escasa ganancia de derechos laborales por parte de las prostitutas. No obstante, no todo es malo. Esta situación garantiza a las profesionales del sexo exámenes médicos periódicosla mayor parte de las enfermedades las portan los clientes y no al contrario, como se suele pensar- y penaliza el proxenetismo.

No cabe duda de que cinco millones de euros en una década son muchos millones. Pero asuntos como el estigma social, la carencia de derechos o la situación laboral plagada de riesgos que viven cada día las prostitutas deberían ocupar muchas más noticias que los impuestos derivados del ejercicio de una actividad empresarial.

Imagen de portada: ultimahora.com