El ordeñador de semen

China no descansa. El gigante asiático es cuna de todo tipo de productos, probablemente la mayor parte de las cosas que están cerca de ti tengan un Made in China oculto por ahí. De estos inventos, los hay tanto útiles como disparatados, y hoy os traemos la última ocurrencia del país más poblado del mundo.

Un hospital de Zhengzhou, una de las no pocas regiones chinas, ha fabricado este cachivache para animar a los ciudadanos varones a que donen semen, ya que es una de las zonas con menos índice de donantes de materia prima para traer nuevas caritas al planeta Tierra. El área de urología de ese centro intenta de esta manera también echar una mano, nunca mejor dicho, a aquellos que no tengan muy claro cómo es eso del onanismo y de depositar la sustancia en un frasco.

A pesar de que suena realmente descabellado, todo está pensado, ya que cuenta con una especie de tubo de silicona que se adapta a la longitud y anchura del miembro del donante, que no tiene por qué utilizar las manos: se lo dan todo hecho. Una vez introducido el pene, comienza un  bamboleo que debe ser muy placentero, ya que la intensidad de la masturbación y la temperatura a la que se realiza quedan a gusto del consumidor.

¡Menos mal que no es así! Imagen: twitchy.com.

Como seguro que a más de uno le sigue costando, este artilugio del siglo XXII dispone de una pantalla adosada en la que pueden ponerse vídeos o imágenes subiditas de tono para que too fluya de la manera que tiene que fluir. Por si fuera poco, la textura imita el aparato reproductor femenino, todo para que el sujeto que la utilice done semen de la forma más cómoda posible.

Este revolucionario aparato ha dado el salto a países como Estados Unidos, Francia, Alemania o Rusia para que los más vergonzosos o manazas puedan almacenar su semilla y dársela a mujeres que la necesiten para conseguir quedarse embarazadas. Este es el vídeo que explica el funcionamiento de este cachivache que demuestra que no hay límite para los inventos, menos aún en el ámbito de la sexualidad.

P.D. El vídeo lleva más de dos millones de reproducciones. ¿Tanta gente no sabe masturbarse?