El calor derrite las ganas de sexo

¡Qué calor! Este verano está siendo especialmente horrible en cuanto a las temperaturas, las olas de calor no perdonan y al final lo pagamos nosotros. Sudores, apatía, mal humor, falta de sueño, agobio y… menos apetito sexual. Aunque por ahí dicen que el calor incrementa las ganas de un buen revolcón, un estudio de Durex afirma que los españoles no somos muy de echar un kiki cuando el termómetro arde.

Este sondeo revela que solo el 5% de los 2.000 encuestados, de entre 18 y 60 años, tiene pensado incrementar el tiempo dedicado a las relaciones íntimas con su pareja en este verano. A pesar de las vacaciones y de tener más tiempo libre, parece ser que la dependencia hacia el ventilador y la necesidad de un helado cada media hora no casan con acercarse a la cama.

Prueba a revolcarte en la arena. (Imagen: fitaffinitynewa.com).

Por desgracia, parece ser que la gente no ve claro lo de innovar o hacerlo en otros lugares, incluso en el medio acuático, aprovechando otros aires. La pereza, la rutina, las costumbres o el cansancio son los eternos enemigos de la líbido, que acaba quedando arrinconada y abanicándose en un rincón de la casa.

Como estos resultados no nos han gustado, os damos algún consejillo para volver a reactivar las ganas de darle al sexo, que es lo que nos gusta. Lubricantes con efecto frío para apaciguar el calor, bajar a la piscina en busca de nuevas sensaciones, coger el coche una noche y probar en un descampado o bien darle una nueva función a la ducha más allá de enjabonarnos antes de ir al curro.

¡Que no sea por vagancia, aumentemos ese 5%, que nos deja en muy mal lugar!