Mi alter ego

Autor: @MiguelonMiguelo

Mi vuelo salía con retraso. Había salido del curro hacía pocas horas y, sin dormir, me iba para Málaga. Esta vez no me apetecía conducir y volando se tarda sólo un rato. Hacía dos meses desde nuestro último encuentro y yo iba loco por volver a verla, a olerla, a poseerla… No me la podía quitar de la cabeza, era la mujer más deliciosamente viciosa que me había cruzado en la vida, una auténtica zorra… Elegante zorra viciosa, mi alter ego con la horma de mi zapato en su mano.

En el avión ya iba cachondo perdido, tuve que entrar dos veces al lavabo a masturbarme como un poseso. El saber que en menos de una hora iba a volver a tenerla me ponía brutísimo. Creo que las azafatas se dieron cuenta porque una de ellas empezó a zorrearme sutilmente hasta que llegamos al destino. Me parece que vio mi erección cuando entré al lavabo.

«Una de las azafatas empezó a zorrearme» // Fuente: abc.es

Habíamos quedado en la calle, fuera del aeropuerto. Al salir la vi, allí estaba, esplendorosa como siempre, una hembra diez. Llevaba unos vaqueros rotos ceñidos que marcaban hasta el mínimo detalle de su impresionante culo, un top blanco que contrastaba con su bronceado canela y unos tacones de ocho cm. ¡Dios, pero qué buena estaba! Me acerqué mientras nos sonreíamos y al llegar junto a ella se me lanzó a la boca. ¡Cómo había echado de menos ese sabor a vicio prohibido para el resto de los mortales! Al pegarse a mí para besarme, metió hábilmente la mano entre los dos, de forma que nadie lo viera, y empezó a magrearme el paquete mientras nuestras lenguas luchaban por ver quién ganaba la primera batalla.

Llevábamos minutos juntos y ya se había desatado todo el deseo y vicio contenido de dos animales calientes. Acompañaba de unos gemiditos la crecida de mi nueva erección, y cuando me tuvo como el granito, se separó de un salto empezando a caminar hacia el coche y dejándome a la vista de todos con mi amiguito en firmes. ¡Pero cómo me gusta! Pensé para mis adentros. Me puse la mochila delante a modo de biombo y la seguí como un perro cachondo.

Al sentarnos en el coche nos volvimos a comer como si no fuera a haber un nuevo amanecer, no lo podíamos evitar. Empezó a desabrocharme los pantalones hasta que me sacó la polla, la apretaba con desesperación. “No aguanto, barbitas, te la voy a chupar aquí mismo”. Empezó a lamer la punta de mi capullo lloroso y a metérsela en la boca entera. Me tenía como una viga de acero, con la otra mano me sobaba y apretaba los huevos. Si no paraba iba a hacer que me corriera en breve, en su deliciosa boca.

«Empezó a lamer la punta de mi capullo lloroso» // Fuente: publimetro.com.mx

Le metí una mano bajo el top y comencé a tocarle las tetitas, se las apretaba con fuerza pero con delicadeza, parándome en sus pezones que estaban ya como dos canicas. Pasó una familia, con niños y todo, junto al coche y eso nos hizo parar en seco. Arrancó el coche y me dijo: “Vamos a mi casa, que no aguanto, te quiero desnudo ya”. “Tú mandas”, le respondí. El viaje hasta su casa fue desesperante, en cada semáforo en rojo aprovechábamos para volver a comernos lo que podíamos, cuello, boca, cara, meternos mano… La ansiedad era brutal.

Nada más entrar en su casa la empotré contra la pared, comiéndomela entera, le lamía la cara, le mordía los labios y la agarraba salvajemente de su culo perfecto. Nos arrancamos la ropa en esa lucha ancestral del instinto más intenso de todos, el instinto del sexo vicioso. Ella me había vuelto a agarrar la polla y restregaba la punta contra su clítoris, estaba empapada, mientras, yo le comía los pezones. “Barbitas, vas a hacer que me corra como sigas así”, me decía fuera de sí por el placer que estaba sintiendo. “Aún no, rubia, pero sí, voy a hacer que te corras, y a chorros”.

Comencé a subirla hasta que la tuve sentada en mis hombros con la espalda en la pared y empecé a devorarle su coñito de veinteañera. Tenía el coño más bonito que me había comido en mi vida, labios apretaditos en un coñito estrecho y jugoso. Ella me tiraba de la cresta entre gemidos: “!Oh sí, sigue así!” La llevé hasta el sofá subida en mis hombros y metiéndole mi lengua gorda hasta el ombligo, por dentro. La tumbé y le abrí las piernas al máximo: “Ahora sí que te vas a correr, zorrita, y quiero que sea a chorros”.

«La tumbé y le abrí las piernas al máximo» // Fuente: notihoy.com

Comencé a devorarla de nuevo, no dejando un rincón por chupar y ensalivar, le mordía suavemente el clítoris y se le arqueaba la espalda, metía y sacaba mi lengua notando su sabor. “Mira cómo te como, te gusta tener lengua de macho entre las piernas, ¿verdad, zorrita?” “¡Síííí! ¡Oh dios!, estoy muy cachonda, no voy a aguantar mucho”. “Aún no te corras, te voy a comer el culito”. Tenía el ano tan bonito como el coño, apretadito, un asterisco perfecto. Le levanté las piernas y empecé a lamerlo dibujando círculos, estaba delicioso, lo succionaba y se lo follaba despacio con la punta de mi lengua.

“Vamos a dilatar este culito bonito”, le dije para que se fuera preparando para lo que venía. “Te apetece, ¿verdad?” “¡Síííí!¡ Fóllame el culo, por favor, por lo que más quieras no te pares ahora!” Comencé a meterle un dedo, era estrecho, pero pronto empezó a dilatar entre sus viciosos gemidos. “Abre el culito para tu macho”, le decía poniéndola aún más perra. Con el segundo dedo en su culo sus gemidos ya eran escandalosos, comencé a acelerar el ritmo en su culo mientras le volvía a comer con ansia el coño, notaba que en breve iba a correrse a lo bruto y lo deseaba con desesperación. “¡Oh barbitas, me voy a correr, no aguanto más!” La corrida fue espectacular, chorros de fluido salieron disparados empapándome cara y barba mientras ella convulsionaba y le temblaban las piernas. Tragué todo lo que pude, era un néctar delicioso.

Descansó unos minutos y me dijo: “Segundo round, barbitas, ahora quiero tu leche”. Fuimos a la cama, me empujó y caí boca arriba con la polla como un obelisco. Comenzó a lamerme el falo como comiéndose un helado, lo recorría de arriba a abajo, parándose en los huevos y succionándolos con hambre de loba, se los metía en la boca y los sacaba empapados en saliva. ¡Dios, cómo lo estaba disfrutando! Con mi pie comencé a frotarle el coñito mientras ella seguía con mi verga, volvía a estar cachondísima y empapaba mi pie. Le metía el dedo gordo y se lo sacaba notando cómo ella se iba acelerando.

“Ven cabrón, levanta las piernas, quiero tu culo”. Levanté las piernas y noté la punta de su lengua en mi ano, lo lamía con ganas, se notaba que le encantaba el culo de macho, metía su lengua follándome mientras con la mano me pajeaba suavemente. Comenzó a meterme un dedo buscando mi próstata, era una puta maestra y yo iba a reventar de placer. “¡Para!, quiero follarte antes de correrme”.

«La puse en cuatro» // Fuente: twitter.com

La puse en cuatro y, detrás de ella, empecé a jugar con mi polla paseándole la punta desde el clítoris hasta el ano. Iba loco por clavársela, pero quería desesperarla tanto que fuera ella la que suplicara que la empalara. “¡Fóllame ya, me vas a matar!” Se la clavé a pelo de un golpe, ella gritó, pero me dijo que no parara. Tenía el coñito súper estrecho, me apretaba la polla haciendo que aún se me pusiera más dura. La embestía con fuerza mientras sus gemidos eran cada vez más fuertes. “Apoya los antebrazos en la cama y pon el culo más en pompa, que te voy a dar fuerte, y aguanta las embestidas”, le dije. La posición permitía las penetraciones más profundas, mis huevos golpeaban contra su clítoris y cada vez le daba más bruto mientras la cogía fuerte del culo, que se lo iba abriendo para ver como desaparecía mi rabo dentro de ella.

La agarré del pelo trayéndola hacía mí: “mójame los dedos, sabes adónde van a a ir, ¿verdad?” “¡Sííí!”, gritaba entre gemidos y suspiros. Sin parar las embestidas le metí el dedo pulgar en el culo, ya estaba dilatado de antes y no costó que entrara. Poco tardé en meterle un segundo y tercer dedo, al momento estaba bien abierta, le saqué la polla del coñito y poco a poco se la fui clavando en su culo. Gemía y pedía que se la metiera entera. Cuando noté que estaba bien adaptada a su culo, le dije que se preparara, que la iba a reventar a pollazos.

La bombeaba entrando y saliendo de su culo a lo salvaje, como un vikingo bestia, las embestidas eran fuertes y acababan golpeando mi vientre contra su culo. Notaba que no me quedaba mucho y la avisé: “Me voy a correr en tu culo, te lo voy a preñar, te lo voy a llenar de leche caliente y espesa, cabrona”. “¡Sí!, ¡lléname de tu leche, perro, lo deseo!” Aquella frase fue el detonante, ya no podía aguantar, me podía el morbo. “¡Me corroooo!” Me corrí como nunca, uno de los orgasmos más largos e intensos que he tenido en mi vida.

«Te he echado de menos, barbitas» // Fuente: actitudfem.com

No paraba de dispararle chorros de lefa dentro de su maravilloso culito. Ella, al notarlo, se volvió a correr como antes, eyaculando fluidos como una fuente en fiestas. Acabamos tumbados boca arriba uno al lado del otro recuperando el aliento.  Al recuperarnos se tumbó encima de mí y nos besamos, está vez con dulzura. “Te he echado de menos, barbitas”. “No creo que más que yo a ti, rubia.” Estuvimos juntos dos días más, y fue aún más salvaje e intenso, sexo sin tabús… Pero eso es ya otra historia que algún día explicaremos…

Imagen de portada: entremujeres.clarin.com