Los riesgos del sexo oral: el cáncer

Una de las partes más entretenidas y divertidas del sexo está relacionada con la boca, ya que la lengua y su cavidad pueden hacer maravillas en los genitales de la otra persona. Unos buenos preliminares no se conciben sin sexo oral, una fuente inigualable de placer y de morbo durante el coito. Pero no todo son ventajas, y si no que se lo digan a Michael Douglas, uno de los grandes actores de Hollywood, o Bruce Dickinson, voz del heavy metal de Iron Maiden.

Los médicos de todo el planeta están avisando de que, aunque el tabaco y el alcohol sigue siendo la principal causa de cánceres y tumores de boca y laringe, el sexo oral está convirtiéndose en una de los responsables de que estos problemas de salud sean cada vez más habituales. “El cáncer que yo tenía lo causó el virus del papiloma humano, que viene en realidad del cunnilingus”, afirmó el actor cuando en 2010 le detectaron sendos bultos debajo de la lengua, causados por el llamado VPH 16, que al principio ningún especialista pudo detectar.

El cáncer se aloja en la cavidad bucal. (Imagen: oncologiamedellin.wordpress.com).

En cuanto al cantante de la dama de hierro, Dickinson declaró que al principio solo había notado molestias en el cuello, pero que cuando se quiso dar cuenta se había extendido a su lengua y a los ganglios linfáticos, todo sin que el afectado vea que es verdaderamente grave. Este tipo de virus reside tanto en la vagina como en el pene, así como en el ano de ambos sexos, de modo que a través del contacto mediante el cunnilingus o la felación acaba llegando a la boca, generándose así los tumores dañinos y propagando el papiloma.

El virus del papiloma VPH 16, que junto al 18 son los más peligrosos, son los que existen fundamentalmente en esas zonas, y ya que se ha encontrado sorprendentemente en la boca de las personas, los científicos y médicos han atado cabos y determinado el porqué de esta travesía por el cuerpo humano. “Este virus sólo puede alcanzar la garganta a través del sexo oral, no se puede adquirir por otra vía”, señaló Xavier Castellsagué, epidemiólogo del Instituto Catalán de Oncología y colaborador del estudio publicado en la prestigiosa revista Journal of the Nacional Cancer Institute.

Según este experto, tener en la boca y en la zona oral este papiloma multiplica hasta por 130 las posibilidades de sufrir cáncer en el futuro. A pesar de esta alarma, el organismo es capaz de repeler la amenaza en el 90% de los casos en los dos años siguientes, pero lo verdaderamente preocupante llega cuando se originan verrugas que no se eliminan o dolencias notables en zonas como la lengua, los ganglios, la mucosa interna de las mejillas o la faringe. Dado que cada vez se practica más el sexo oral, estos casos van siendo más habituales.

Castellsagué y Bosch estudian el impacto del sexo oral en cánceres bucales. (Imagen: La Vanguardia).

Dickinson y Douglas son los más afamados de un grupo cada vez más alto, que se acerca a los alcohólicos y fumadores, quienes siguen estando en la cúspide de la pirámide de este tipo de cáncer. Los doctores que no aceptan esta hipótesis aseveran que los síntomas se deberían percibir, entonces, en los labios y en la punta de la lengua, las zonas concretas que más se aproximan a los genitales de la otra persona, lugar de residencia del VPH 16 -el más grave de un total de 30-. La respuesta es que esos puntos son más resistentes, así que el virus avanza en la boca y se asienta en lugares más desprotegidos, dando lugar a estos tumores.

Numéricamente, el 80% de las mujeres sexualmente activas se infectarán a lo largo de su vida -el dato aproximado no se conoce en los hombres-, según Castellsagué, pero tan solo el 10% se convertirán en portadoras crónicas, mientras que únicamente un 1% sufrirá dolencias vinculadas con el cáncer. Para detectar hipotéticos problemas, lo mejor es acudir regularmente a revisiones para poder cortar de raíz cualquier irregularidad y tener controlado el tumor, como es el caso del cantante y del protagonista de Instinto básico. 

Dado que el cáncer bucal por VPH va en camino de ser frecuente, una forma de detectar precozmente estos tumores sería mediante los frotis, que cual bastoncillo para los oídos se pasa por la boca -habitualmente se hace en la vagina- para tomar muestras y que los microbiólogos confirmen o desmientan la amenaza. El sexo se puede seguir disfrutando tranquilamente, pero la prevención nunca está de más. Lo que sí se debe reducir es el consumo de alcohol y tabaco, que no van a ser de ayuda.