El último obstáculo del sexo: la ropa interior

La ropa interior siempre ha sido el último obstáculo para mantener relaciones. No, no nos estamos poniendo filosóficos ni trascendentales. En un plano físico, la última prenda que te quitas (o te quitan) antes de tener sexo es la ropa interior. Es cierto, no nos hemos comido el coco para llegar a esta deducción.

Sin embargo, siempre ha despertado gran interés en lo relacionado con el sexo, el erotismo o la provocación y tiene una lógica bien fundamentada. La ropa interior no nos llama la atención por sus colores o materiales, sino por lo que esconde bajo ella.

Lo importante no son las formas o colores, sino lo que esconden. (www.flickr.com)

Tampoco hace falta entrar en el debate de qué ropa interior es más llamativa o provoca mayores deseos en el otro. Para gustos los colores. Como norma general, cuanto menos dejen a la imaginación, cuanto más ceñido sea, mayores serán las pasiones que despierte. Aunque a mucha gente les puede parecer de lo más provocador el utilizar unas buenas ‘bragas cristianas’. No obstante, en estos casos suele provocar mayores efectos insinuar con elegancia que enseñar a bocajarro.

portada (3)

La ropa interior de encaje suele estar pensada para ser enseñada. (www.flickr.com)

Luego ya estarían las transparencias y los encajes o los que hacen coincidir la trompa del elefante con la… Existe un gran repertorio de productos que buscan este tipo de casualidades y paralelismos disponibles en el sex-shop de tu barrio. Pero estas prendas íntimas sí que están pensadas para ser observadas aunque no las utilices en tu vida cotidiana. O quizá sí, quién sabe.

Pero, ¿por qué le damos tanta importancia a qué nos ponemos para cubrir nuestras vergüenzas? Está claro que puede seguir la misma línea que seguimos a la hora de vestir, sin embargo, la ropa interior no se ve. Maldita sea, si hasta existen Máster y postgrados universitarios centrados solo en la confección y diseño de ropa interior. Menuda industria hay montada. Y donde hay industria, hay estudios que buscan la mejora de ventas y diseños.

Por ejemplo, es curioso un estudio de la Universidad de Leicester, Reino Unido, publicado en la revista SINC sobre la importancia de la ropa interior en el día a día de las mujeres. Dejando de lado la enorme carga sexista que tienen este tipo de investigaciones, el trasfondo puede aplicarse también a los hombres: el ser humano escoge estas prendas según la tarea que vaya a desempeñar aunque no se vea. Porque no se ve, a menos que sigas la moda de enseñar el calzoncillo porque te abrochas el pantalón por debajo del culo…

calzoncillo (3)

El boxer, el calzoncillo masculino por excelencia. (www.commons-wikipedia.org)

Según este estudio sobre las mujeres y la ropa interior femenina (que podría extrapolarse también para los hombres), la elección de una prenda determinada para una acción determinada aporta a quien la lleva una sensación de seguridad y bienestar.

La elección puede estar basada en conjuntar la ropa interior con la ropa que va por encima, por portar ropa de marca, por comodidad y sentirse bien con uno mismo o, en casos más picantes, para impresionar a alguien con lo bien que realza tu paquete, tu culo o tus curvas en general.

Incluso se relaciona tu personalidad con las prendas íntimas que más utilizas. Una idea un tanto aventurada. El que utiliza boxer podría ser una persona simple y acomodada. Disculpe usted si los hombres prefieren la comodidad a llevar el tema prieto todo el día. Tampoco sería acertado afirmar que las mujeres son retorcidas por naturaleza utilizando sujetadores con cierres imposibles. No es una tortura ideada para bajar la autoestima. La culpa es de la falta de práctica y de estar más pendientes de lo que hay cerca de la nariz en esos momentos… Los hombres son así, la sangre circula más por la segunda cabeza en la mayor parte del día.

En fin, es probable que se muestre demasiado interés en conjuntar la ropa interior o en hacerla llamativa para estimular al otro si el objetivo final es desprenderte de ella para llegar al pecado, ¿no?

Imagen de portada: Mujerhoy.com.