La dieta del cucurucho

Los más inocentones creerán que esta rutina alimenticia consiste en ingerir muchos helados, pero están aún muy verdes. Comer bien y follar mucho, reza un refrán cargado de sabiduría popular, ya que la clave para disfrutar de un cuerpo saludable y en buen estado físico no la tiene solo la alimentación, sino también la rutina de ejercicio. Aunque esté muy de moda el ciclismo o salir a correr, nada hay como perder calorías entre la suavidad de unas buenas sábanas.

Aunque el sexo no es garantía directa de perder esos kilos sobrantes que tanta guerra dan, incrementar la actividad sexual puede ayudar a llevar a cabo una Operación bikini no solo de cara a verano. Esto se desprende de un estudio de la Universidad de Bath, en Reino Unido, que destaca en una investigación que en un revolcón de unos 24 minutos de media, preliminares incluidos, claro, los sujetos observados perdieron una media de 101 calorías, mientras que las chicas se quedaron en 69.

Ahora bien, estas cifras son poco más que un indicio, ya que el metabolismo es muy variable y también depende del movimiento durante el sexo, ya que aquellos que deciden imitar a una estrella de mar y se quedan tirados en la cama no van a perder un gramo. La actividad y la iniciativa lo son todo, pues el gasto de energías será mucho mayor, por ejemplo, si la pasión se desata con ambos de pie, ya que trabajan muchos más músculos, con lo cual se acelera el pulso cardíaco y el cuerpo acaba quemando grasas.

El sexo y el deporte ayudan a perder peso. | Fuente: Flickr.

¿Quién adelgaza más, chicos o chicas?

La inevitable comparación llega también en el campo del sexo, y en esta ocasión son los varones quienes se llevan la partida. El metabolismo masculino es menos propenso a retener líquidos y está sujeto a menos cambios hormonales, dos factores influyentes a la hora de perder peso. Durante el llamado sexing, son los hombres quienes tienden a eliminar más calorías, ya que sus movimientos pélvicos en busca de placer e intensidad en el coito cuentan también como ejercicio intenso, mientras que ellas tienden a hacer menos trabajo en estas áreas, pues no lo necesitan para hallar placer.

La mala noticia es que las relaciones sexuales no son garantía de adelgazar, ya que deben ir acompañadas de otras actividades y de una dieta, cuanto menos, saludable. No obstante, que nadie se desanime, ya que esto puede ser un estímulo para probar cosas nuevas en la cama y que los participantes se esfuercen un poco más: nuevas posturas o cambios de roles. Los hombres acostumbran a perder más calorías, en parte porque son ellos quienes suelen ponerse arriba y guían el encuentro sexual. Si la fémina da un paso adelante y domina la situación, lo acabará notando.

Los juguetes sexuales pueden ser útiles. | Fuente: Wikipedia.

Pierre Durand, especialista en estas lides, asegura en Adelgaza haciendo el amor que una rutina de ejercicio sexual puede ayudar a reducir la masa corporal entre tres y diez kilos en diez semanas -dos meses y medio-. Por otro lado, los músculos lo van a agradecer, ya que en las 50 sesiones que integran este manual se relatan distintas posturas para disminuir más peso, además de consejos para saber qué músculo ejercitar y cómo conseguirlo de una forma muy placentera. Recomendable, muy recomendable, para ocupar un hueco en la estantería.

Una vez más, El Sexo Mandamiento invita a sus lectores a mejorar su salud, y qué mejor modo de hacerlo que con sexo. Aunque, ojo, las dietas milagrosas no existen, así que incluye en tu alimentación frutas y alimentos sanos, haz la guerra en la cama y el amor donde te dé la gana y no olvides el deporte: tu cuerpo te lo agradecerá.

Imagen de portada: Wikipedia.