Cuando el cine excita más que el porno

El evento más internacional a orillas del Pisuerga desembarcará en los próximos días en el Teatro Calderón y los más cinéfilos saben lo que eso significa, la Seminci vuelve otro otoño más con el cine de la mejor calidad. Desde El Sexo Mandamiento queremos sumarnos a la cita y para la ocasión hemos realizado una selección de las escenas más eróticas del cine de las últimas décadas. Cojan su entrada, siéntense en la butaca y disfruten.

Anticristo

(Lars Von Trier, EEUU, 2009)

Una de los mejores inicios del cine, el polémico director danés realiza una breve obra de arte alrededor del coito en la ducha entre William Dafoe y Charlotte Gainsbourg. Cinco minutos de puro lirismo en blanco y negro donde los planos detalle a cámara lenta y Händel de fondo llenan toda la pantalla.

Expiación: más allá de la pasión

(Joe Wright, 2008, Reino Unido)

“Empezaron a hacer el amor contra los anaqueles de la biblioteca, que crujían a tenor de sus movimientos…” Así comienza en la novela de Ian McEwan la descripción de uno de los pasajes más excitantes tanto de la novela como de la película. Keira Knightley y James McAvoy se meten en la piel de Cecilia y Robin durante su primer encuentro furtivo en la biblioteca familiar de la casa de ella.

"Él dijo las dos sencillas palabras que ni el arte malo ni la mala fe pueden abaratar del todo" | Fuente: temperamentalbookworm.blogspot.com

“Él dijo las dos sencillas palabras que ni el arte malo ni la mala fe pueden abaratar del todo”. | Fuente: temperamentalbookworm.blogspot.com

 

Soñadores

(Bernardo Bertolucci, 2003, Reino Unido)

Bernardo Bertolucci consigue que el filme rebose erotismo de principio a fin en un marco histórico ya de por sí lleno de libertad sexual como es Mayo del 68. El menage à trois entre los dos hermanos mellizos y su invitado americano deja poco a la imaginación. La narración aborda el despertar de la curiosidad sexual de una manera exquisitamente bella. La escena más impactante es sin duda cuando Michael Pitt y Eva Green pierden la virginidad, beso sangriento incluido.

Como la vida misma | Imagen: tumblr.com

 

Blue Valentine

(Derek Cianfrance, 2010, EEUU)

Dramón romántico de cine indie con una interpretación magnífica de Ryan Gosling y Michelle Williams. De cómo el amor nace con una pasión desbocada hasta que desfallece por el paso del tiempo, el cunnilingus del camino bien vale todo el valle de desasosiego y angustia del final.

Ryan Gosling sabe hacer más cosas además de ser moñas en 'El Diario de Noa' | Imagen: tumblr.com

Ryan Gosling sabe hacer más cosas además de ser moñas en ‘El Diario de Noa’ | Imagen: tumblr.com

 

Brokeback Mountain

(Ang Lee, 2005, EEUU)

Una de vaqueros, pero no del estilo de las que aún reponen las cadenas autonómicas a la hora de la siesta. Una historia homosexual entre dos hombretones rudos que no pueden evitar dar rienda a su pasión prohibida en una tienda de campaña.

Jamón, jamón

(Bigas Luna, 1992, España)

Una de las escena de nuestro cine más cañí y más arraigado en el imaginario colectivo. En este drama del fallecido cineasta catalán nuestros actores más internacionales Penélope Cruz y Javier Bardem disfrutan de la gastronomía ibérica en el sentido más amplio. Se entiende que luego surgiera el amor.

El cine tradicional también sabe cómo explotar su erotismo y en ocasiones una escena como las anteriormente reseñadas sugieren y provocan mayores dosis de excitación de las que proporciona la pornografía.

Imagen de portada: flickr.com/kenningtonfox