Cuando la frecuencia es el problema

Qué bonita es la pasión de los inicios. Esos primeros meses -o incluso años- en los que tu pareja te parece la persona más sexy y atractiva del mundo y te cuesta salir de debajo de las sábanas cuando estás con ella. Sin embargo, es normal que con el paso del tiempo y el constante lastre añadido por la rutina, esa lujuria inicial se reduzca, al igual que la frecuencia de los encuentros sexuales.

Ya se sabe que lo recomendable en prácticamente todos los aspectos de la vida es el término medio. Pero, ¿dónde está el equilibrio en esto del sexo? ¿Cuántas veces a la semana se deben mantener relaciones para considerar que se posee una vida sexual ‘normal’ y satisfactoria? En primer lugar, resulta clave aclarar que cada persona -independientemente de que se trate de hombres o mujeres- tiene unas necesidades amatorias muy distintas. Por ello, no es de extrañar que llegue un momento en el que una mitad de la pareja tenga más apetencias sexuales que la otra, y viceversa.

La pasión inicial puede verse resentida por el paso del tiempo. | Fuente: wikipedia.org.

Según la creencia popular, son los hombres quienes tienen una líbido más alta, pero esta regla no se cumple en el cien por ciento de los casos. Factores como el cansancio, la influencia hormonal, el estrés o incluso diversas creencias religiosas pueden hacer que sea la mujer quien se sienta rechazada.

Cuestión de edad

Los expertos coinciden en que no se puede establecer una frecuencia fija para todos los casos, puesto que, como se ha adelantado, hay gran cantidad de factores que influyen en el deseo. No obstante, según se desprende de estudios y estadísticas, lo considerado como ‘normal’ sería mantener relaciones sexuales entre dos y tres veces por semana. Aunque el tiempo va pasando factura.

El American Sexual Behavior Study revela que las parejas menores de 30 años suelen practicar sexo una vez cada dos o tres días, y de ahí en adelante, como suele decirse, va todo para abajo. Cuando se llega a la franja de edad de entre los 30 y los 50, lo normal es que el ritmo baje hasta los dos encuentros semanales y, cuando se sobrepasa el medio siglo, el acusado descenso de la testosterona provoca que se mantengan relaciones menos de una vez cada siete días.

crafts-279580_640

Cuando se sobrepasan los 50 años de edad es normal mantener relaciones sexuales menos de una vez por semana. | Fuente: pixabay.com.

De esta investigación se han extraído otras conclusiones llamativas como, por ejemplo, que los hombres suelen tener más de diez erecciones diarias, que el momento preferido por ellos para practicar sexo es la mañana-cuando sus niveles de testosterona se incrementan en un 30 %- o que el 45 % de los hombres estadounidenses apenas dura dos minutos durante el coito. Cada uno sabrá si esos datos pueden extrapolarse a otras latitudes del globo terráqueo.

Paciencia, cariño y cosas nuevas

Por tanto, es común que a una de las dos partes de la pareja no le apetezca juguetear cuando la otra se encuentra en plena excitación. En ese momento, lo recomendable, según los expertos, es que se dialogue, se exponga la situación y a través de caricias y besos se intente despertar el deseo de la otra persona. Porque, al fin y al cabo, a nadie le amarga un dulce y ya conocemos la importancia de los preliminares. Eso sí, nunca hay que forzar la relación sexual, de lo contrario se podrá desencadenar un rechazo aún mayor.

También es importante experimentar en la cama y no estancarse en las mismas posturas y en una rutina erótica fija. Introducir juguetes puede ser una buena alternativa a la hora de avivar la llama de la pasión, aunque también existe la opción de dejar al kamasutra sin ideas. Sea como sea, la clave reside en que la palabra sexo se traduzca directamente en placer, de este modo, no habrá excusa que valga para no pasar un buen rato.

Imagen de portada: pixabay.com