Tecnologías: las enemigas del esperma

Una de las realidades de la nueva era digital es que ya no hay nadie que no tenga en el bolsillo el último teléfono móvil que ofrecen las tiendas, o un ordenador en casa con el que convertir la habitación en un escondrijo del que se sale solo para satisfacer las necesidades fisiológicas. El siglo XXI ha querido que la tecnología sea acompañante indispensable del ciudadano, que sabe mucho de aplicaciones pero muy poco de los efectos perjudiciales que esos aparatos tienen sobre su salud sexual.

Los estudios científicos se han apresurado a buscar aspectos nocivos y no han tardado mucho en descubrir que las ondas electromagnéticas que acompañan a estos dispositivos repercuten negativamente en la calidad y la cantidad de los espermatozoides del varón. La universidad de Exeter ha llevado a cabo un análisis sobre 1.492 muestras de semen en busca de conocer los negativos efectos de las ondas electromagnéticas.

Los tres aspectos del esperma que se observan son la concentración, que es el número de espermatozoides por cada unidad de semen; la motilidad, que define la habilidad del espermatozoide para remar óptimamente hacia el óvulo para fecundarlo; y la viabilidad, que trata la proporción de los espermatozoides vivos que hay en cada descarga de semen.

movil

Las ondas del móvil repercuten en la salud seminal. | Fuente: Pixabay.com.

Fiona Mathews, conductora de este estudio, desentrañó que la motilidad se vio reducida un 8% en estos sujetos, un porcentaje muy similar al de la viabilidad, mientras que los datos de concentración no fueron muy distintos. La revista que ha divulgado estos registros, Environment International, añade que llevar el móvil en los bolsillos provoca que estas ondas estén demasiado cerca de los testículos, así que se compromete la calidad del esperma que estos almacenan.

Los expertos señalan también que la contaminación y las sustancias nocivas que pasean por los ambientes de la actualidad también son dañinos para el aparato reproductor, tanto femenino como masculino, y que una buena alimentación alejada de vicios será beneficiosa para el sexo.

Una investigación desarrollada por el Centro de Medicina Reproductiva de la clínica Cleveland con 361 hombres desveló que sus niveles de esperma también se reducían notablemente cuanto más elevaban su uso del teléfono. Según sus números, aquellos que utilizaban el celular más de cuatro horas al día tenían un nivel de esperma un 41% inferior a quienes no lo empleaban. De hecho, usarlo durante dos horas al día merma la calidad del semen hasta un 20%. Ashok Agarwal, jefe de este análisis, afirma que el proceso por el que se produce el daño aún no está claro.

Los calores dañinos del ordenador

Seguramente, y sin saberlo, el lector de este artículo esté exponiendo su salud genital. Según los distintos estudios, utilizar el ordenador portátil sobre el regazo calienta en demasía las gónadas masculinas, que deben encontrarse entre dos y cuatro grados por debajo de la temperatura corporal. En caso contrario, los espermatozoides ven reducida su eficacia y cantidad, ya que a mayor temperatura, menor producción hay.

Los calzones de la lucha libre oprimen los genitales. | Fuente: Wikipedia.otg.

La Universidad Estatal de Nueva York se encargó de corroborar estos indicios, así que con 29 voluntarios hizo una observación de los efectos de sostener el ordenador sobre las piernas en la sexualidad y fertilidad. Los sujetos, de entre 21 y 35 años vieron cómo, fruto del calor que emana del portátil, la temperatura testicular se elevaba 2,8º centígrados en una hora, superando los límites recomendables.

Dado que el calor y el semen no son buena mezcla, es evidente que modas como la ropa ceñida, calzoncillos ajustados, saunas o baños muy calientes, o pasar demasiado tiempo sentados puede caldear el sexo varonil y repercutir negativamente en el semen. Así que qué mejor motivo para renunciar a los hábitos sedentarios, abandonar el móvil en una esquina y disfrutar de una buena conversación en persona, que es más bonito.

Imagen de portada: pixabay.com.