La ‘viagra’ femenina: los secretos de la pastilla rosa

Si pensabas que solo los hombres poseían una pastilla con la que intensificar una erección y así alargar las experiencias sexuales estás más que equivocado. La pastilla azul (no la de Matrix, sino la afamada viagra masculina) tiene su versión femenina: la pastilla rosa. No se comieron la cabeza en exceso para los colores, es cierto.

No obstante, es una realidad. Desde que se comenzó a comercializar la viagra masculina, hace ya casi 20 años, las farmacéuticas y laboratorios han buscado una pastilla homóloga en las mujeres que aumente el apetito sexual, con el que prolongar también las experiencias sexuales en ellas. Este año, 2015, se ha aprobado en Estados Unidos su comercialización bajo el nombre de flibanserina.

alone-279080_640

La inhibición sexual es un problema que también afecta a las mujeres. | Fuente: Pixabay.com.

Según mujerdehoy.com, la viagra femenina ha despertado un gran revuelo en torno a varios puntos. En primer lugar, existen detractores de la píldora rosa que dudan de la efectividad de la misma. Más allá del escepticismo de la medicina práctica, surge el debate moral que también estuvo ligado a la viagra masculina: ¿es lícita la excitación con fármacos y, por tanto, artificial? Que le hagan esta pregunta a una persona que padezca inhibición del deseo sexual u otros trastornos similares.

Pero una vez que sabemos que existe, desde El Sexo Mandamiento nos parece más útil ver las diferencias que tiene la viagra azul de la rosa, si es que las hay, en lugar de entrar en debates médicos o morales que son más pesados y no van a ningún sitio si antes no entendemos la historia de la pastilla rosa.

Por ejemplo, podemos descubrir los orígenes de estos tratamientos. La viagra masculina surgió de un experimento fallido en el que se intentaba paliar los trastornos relacionados con la hipertensión. Por su parte, la pastilla rosa surge como fármaco orientado a tratar las depresiones. Al ver que no funcionaba, decidieron reorientar la pastilla hacia el tratamiento de la inhibición sexual porque parecía más efectiva para esto. Curioso, ¿no?

La pastilla masculina trabaja en el hombre aumentando el flujo sanguíneo con lo que potencia la erección del pene. Sus efectos aparecen varios minutos después de la ingesta de la píldora azul. La pastilla rosa es más compleja. Esta actúa sobre el sistema nervioso central elevando la libido. Ambas son reacciones químicas en el organismo pero actúan en áreas diferentes, provocando respuestas muy dispares (aunque desemboquen en el mismo acto). La pastilla rosa debe tomarse a diario durante varias semanas para que sea efectiva y afecte a los niveles de serotonina y dopamina.

La ‘viagra’ femenina debe tomarse a diario durante varias semanas. | Fuente: youtube.com.

Pero cuidado con la trampa del medicamento. Por norma general, la pérdida de apetito sexual de las mujeres suele estar vinculada a la menopausia y a los años después de esta. Sin embargo, la efectividad de este fármaco es prácticamente inexistente en este espectro de mujeres. Es decir, que las mujeres que más podrían necesitar este remedio son las que menos posibilidades tienen de que les resulte efectivo. Un tratamiento hecho para ellas, pero que a ellas no les vale.

Amén de los efectos secundarios que van bastante en línea con los de la pastilla azul. Riesgo de problemas cardíacos e hipertensión, nauseas, insomnio o somnolencia… Y que es extremadamente nociva si se mezcla con alcohol, como ya hemos visto en otros casos en los que se une con otras drogas o con el sexo.

Las soflamas entre partidarios y detractores de la viagra femenina están más que justificadas. Está claro que las mujeres deben tener el mismo derecho al acceso de medicamentos que potencien las relaciones sexuales que los hombres. Si una persona tiene un problema, y la farmacología puede resolverlo, es vital que tengan acceso a las mismas soluciones.

Por otra parte, si el medicamento hace más daño que beneficio por los posibles efectos secundarios igual es mejor no ponerse en peligro. No obstante, la pastilla rosa y la pastilla azul precisan receta. ¿Serías capaz de utilizarlas aún a riesgo de los efectos secundarios?¿Se aprobará en España este fármaco? El tiempo lo dirá.

Imagen de portada: youtube.com