Suecia abre la primera clínica para tratar a hombres violados

Cuando en un titular se lee la palabra “violación” casi automáticamente el lector establece una relación de agresión de un hombre a una mujer, pero también los varones son víctimas de la violencia sexual. En el sur de Estocolmo, el hospital Södersjukhuset ha abierto el primer centro del mundo para dar una atención especializada a estos hombres.

La clínica ya contaba con un servicio de atención a mujeres violadas que funciona durante las 24 horas del día. Calculan que por sus instalaciones han pasado unas 600 mujeres cada año. Lotti Helström, doctora en el centro, afirmó que “La percepción general es que los hombres no pueden ser violados (…) Que un hombre sea violado es un gran tabú y hay mayor riesgo de que padezcan un desorden post-traumático”.

Esta demanda era una exigencia del Partido Liberal y de los partidos que gobiernan en coalición la ciudad de Estocolmo. “No sabemos cuánta gente lo utilizará pero sabemos que muchos han sufrido estas agresiones y no buscan ayuda” declaró Rasmus Jonlund, portavoz del Partido Liberal.

Hospital de Södersjukhuset en Estocolmo. | Imagen de: commons.wikimedia.org/Holger.Ellgaard

Hospital de Södersjukhuset en Estocolmo. | Fuente: wikimedia.org/Holger.Ellgaard.

Durante el 2014 se denunciaron 370 casos de agresiones sexuales dirigidas a hombres o niños, un 7% del total de denuncias recogidas según datos del Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Crimen (Brä). Aunque los expertos creen que las cifras podrían ser mayores. Suecia además de contar con el índice de violaciones más alto de Europa tiene la legislación más avanzada respecto a este delito.

Suecia tiene el índice de violaciones más alto de Europa

Quizás no es correcto afirmar que es el país donde más agresiones se cometen sino que es el país donde más se denuncia. En 2010 un estudio registraba 53 casos por cada 100.000 habitantes, dos veces más que en Gran Bretaña, el segundo en la lista, y casi cuatro veces más que en Francia.

Desde el año 2005 la definición en Suecia sobre violación es mucho más amplia que en el resto, califica como violación lo que en otros países se considera agresión sexual. Si una mujer o un hombre no se encuentra en condiciones de decir “no” a una proposición, véase porque está borracho o dormido, cualquier acto posterior se considera violación.

Esta legislación se hizo conocida a través del escándalo en 2010 del fundador de Wikileaks, Julian Assange. El australiano, que lleva más de tres años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, está acusado de violación de “menor gravedad”.  Su principal acusación es la de haber forzado a una mujer mientras dormía pero además se le considera sospechoso de violación por haberse negado a usar preservativo pese a la petición expresa de la víctima. Y de “agresión sexual a la integridad sexual” de esta mujer, así como de “coerción ilegal” por haber utilizado todo el peso de su cuerpo sobre ella durante una de sus relaciones sexuales.

Todos los delitos de explotación sexual también son calificados como violaciones. Esta situación ha abierto una profunda brecha en la sociedad sueca donde algunos grupos racistas afirman que se debe al aumento de la población musulmana.

Si has sido víctima de una agresión sexual o conoces a alguien que la ha sufrido o está en riesgo puedes acudir a alguno de los Centros de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales repartidos por España.
Imagen de portada: commons.wikimedia.org/Holger.Ellgaard.