Un matrimonio a tres

Un triángulo, en geometría, es un polígono de tres segmentos que determinan tres puntos del plano y su limitación. Un triángulo, en el amor, es una relación de tres individuos que determinan una manera diferente de amar pero a la vez un amor común. Al menos eso es lo que sienten una empresaria y una dentista, de 32 años, y una gerente administrativa, de 34, que han oficializado su  relación en una notaria de Río de Janeiro.

De momento es el segundo trío registrado en el país, el primero fue en 2012 entre una cajera, una auxiliar administrativa y un arquitecto. Esta unión poliafectiva estable es similar a establecerse como pareja de hecho, según la legislación de uniones civiles en Brasil. Las tres mujeres llevan viviendo juntas desde hace tres años y esta firma de papeles las reconoce oficialmente como una familia. Han establecido la separación de bienes y además tienen potestad para decidir sobre las posibles cuestiones médicas que afecten a una de ellas. Vamos, como en cualquier matrimonio de dos.

En el escrito firmado también incluyeron su intención de que una de ellas, la empresaria, se quede embarazada a través de inseminación artificial y que en la partida de nacimiento del bebé consten todas ellas como madres. “Somos una familia. Nuestra unión es fruto del amor. Voy a quedarme embarazada y estamos preparándonos para eso”, afirmó la empresaria al diario O Globo.

'Las tres Gracias' en el Museo del Louvre | Imagen de: flickr,com/kristinandadam

‘Las tres Gracias’ en el Museo del Louvre | Imagen de: flickr,com/kristinandadam.

La polémica ahora recorre el país, ya que algunos dudan de la legalidad de registrar a las tres mujeres como madres del futuro niño. Otros afirman que la unión atenta directamente contra la Constitución brasileña. El Colegio de Notarios de Brasil, por su parte, ha decidido desvincularse de esta firma ya que no hay jurisdicción para estos casos.

La notaria que las “casó”, Fernanda de Freitas Leitão afirmó: “El pilar que sustenta cualquier relación de familia es el afecto. Y estas tres mujeres tienen todo para formar una familia: amor, una relación duradera, intención de tener hijos. En el derecho privado, además, lo que no está prohibido está permitido. No puedo garantizarles derechos inmediatos, tendrán que luchar en los tribunales para realizar la declaración de la renta conjunta o contratar un seguro médico, pero ahora están protegidas”.

Las dudas y trabas que se plantean puede que dentro de poco dejen de ser un obstáculo. Los nuevos modelos de familia se van imponiendo en una sociedad cada vez más abierta y que sólo necesita de normalización y aceptación legal de estas uniones. Que nadie diga qué puede ser amor y qué no.

IMAGEN DE PORTADA: COMMONS.WIKIMEDIA.ORG/STALKER111