Los arneses del placer

Autora: Cristina Callao, psicóloga y sexóloga.

Lancé una pregunta en Twitter preguntando a mis seguidores si eran conocedores de este sextoy. El porcentaje me indicó que la mayoría, un 60% frente a un 40%, nunca se había animado a probarlo, o bien no conocía el producto, y es por ello que he decidido escribiros la siguiente reseña. Además, para vuestra curiosidad, me gustaría deciros que el arnés sexual se encuentra entre los artículos eróticos más vendidos.

Pero, ¿qué es el arnés sexual?

El strap-on, también conocido como pene femenino, es un consolador diseñado para ser usado (por lo general, acoplado a un arnés ajustado a las caderas) en diferentes prácticas y siendo extensible tanto a parejas heterosexuales como homosexuales.

¿Qué hay que saber del strap-on?

Pues que no es sólo un juguete erótico exclusivo a la penetración, ya sea vaginal, anal u oral, también puede servir para estimular diferentes partes del cuerpo tanto del hombre como de la mujer. El arnés sexual es muy versátil y puede ser usado como un complemento erótico más en las relaciones sexuales, también para intercambiar los roles o bien para crear un clima de sumisión, los limites los pone uno mismo.

Si estáis interesados/as en probarlo, lo primero que os aconsejo es que mantengáis (si no lo habéis hecho ya) una conversación distendida y sincera con vuestra pareja sexual, para ver qué es lo que os gusta, corroborar que os apetece a ambos y que no se hace por compromiso, ya que en el sexo hay que disfrutar haciendo lo que se desea.

El arnés sexual no sirve únicamente para la penetración. | Fuente: amantis.net.

¿Cuál escojo?

Hay muchas formas y formatos, por ello deberías documentarte bien de todas las posibilidades que ofrece el mercado y cuál es la que mejor se adapta a vuestras necesidades. Pero lo que debéis tener presente son el tipo de agarre y sujeción que ofrece el strap-on, se trata de que quede lo más ajustado al cuerpo posible para facilitar que no se mueva y podáis disfrutar de la experiencia y no estar recolocándolo cada dos por tres. Con o sin dildo añadido, yo recomiendo comprar el arnés por un lado y el consolador por otro, pues así podréis escoger las medidas, el material, si lo queréis con o sin vibración (en el caso del consolador), y poder elegir aquellas características que os satisfagan.

¿Requiere cuidados especiales?

Como cualquier juguete erótico, es necesario que lo limpiéis con agua y jabón antes y después de cada uso, para evitar infecciones.

¿Es necesario el uso de lubricante?

Yo recomiendo su uso, ya sea base al agua o silicona, según la práctica a realizar. Por ejemplo, los comestibles, podrían ser una buena opción  para practicar sexo oral.

Recuerda que la clave de toda nueva práctica sexual es cosa de comunicación. Así que háblalo con tu pareja antes y comentadlo después de haberlo probado para ver qué tal ha ido la experiencia y cómo os habéis sentido. Si después de leer el artículo aun tenéis preguntas, no dudéis en poneros en contacto conmigo a través del siguiente e-mail: psicologa@cristinacallao.es

“El intercambio de roles implica un traspaso de poder y una unión de intimidad con el otro, pudiendo convertirse en una auténtica bomba de excitación”.

Imagen de portada: amantis.net.