La última moda viral: el ‘condom challenge’

El primer contacto con un preservativo suele darse durante la adolescencia y no precisamente para su uso, entendido éste como la práctica de relaciones sexuales. En esa época del despertar sexual los zagales más espabilados del grupo que lograban hacerse con un condón -presumiblemente sustraído de alguno de sus hermanos mayores- tomaban el papel de preceptor para pasarlo entre las manos de sus colegas cual Santo Grial. ¿El final del objeto? Acabar rellenado de agua para iniciar una guerra de condones o un desenlace similar.

Años después aquellos primeros “toqueteadores” de profilácticos se suma a la nueva moda viral de Internet, el #condomchallege. El proceso es sencillo: hay que llenar un condón con agua (reminiscencia de la edad acneica) y dejarlo caer sobre la cabeza para que cubra todo el rostro.

Este reto es heredero del #icebucketchallenge, el reto del cubo de agua helada que se viralizó para dar a conocer entre la población la enfermedad de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Se desconoce la autoría del impulsor de la cadena aunque rastreando la web se pueden encontrar grabaciones realizadas ya en el año 2007. Es ahora cuando la campaña ha cobrado fuerza al acompañar los vídeos con mensajes que buscan concienciar a los jóvenes sobre las enfermedades de transmisión sexual y fomentar el uso del preservativo.

Algunas voces expertas han alertado de los riesgos de esta tendencia como puede ser la asfixia. Durante unos instantes el voluntario tiene la cara totalmente cubierta por el condón y sólo puede librarse de él si lo rompe, como se puede ver en este vídeo de El Rubius, el youtuber más famoso de España que se ha sumado a la moda por petición popular.

Advertencia de la Guardia Civil | Fuente: twitter.com/guardiacivil

Advertencia de la Guardia Civil | Fuente: twitter.com/guardiacivil.

Tonterías para unos, divertimento para otros, lo que sí que es cierto es que uno de los puntos más interesantes que se pueden extraer de este curioso reto es demostrar la adaptabilidad del látex. Recordad que si un condón puede entrar en una cabeza, puede entrar en cualquier pene por lo que las excusas de “no me pongo condón porque la tengo muy grande” no son válidas.

Imagen de portada: alfabetajuega.com.