La vida multiorgásmica, la vida mejor

El multiorgasmo es la obtención de una secuencia de orgasmos consecutivos durante un acto sexual, pero son orgasmos que se suceden unos a otros sin tener que pasar por la etapa de resolución o periodo refractario. Este es un fenómeno posible tanto en las mujeres como en los hombres. Aunque es más fácil en las mujeres, ya que en los hombres casi siempre el orgasmo viene acompañado de la eyaculación pero es la eyaculación la que logra la descarga sexual y la que hace que se llegue a la parte de la resolución, por tanto, como ahora veremos, para alcanzar la multiplicidad de orgasmos masculinos, tenemos que retrasar la eyaculación o evitarla.

Los orgasmos múltiples. | Fuente: Flickr.com

Los orgasmos múltiples. | Fuente: Flickr.com.

Como podéis imaginar, los orgasmos múltiples producen más placer que un orgasmo común, debido a su frecuencia, y existen tres tipos: los orgasmos compuestos, cuando hay interrupciones considerables; los orgasmos secuenciales, cuando pasan dos o tres minutos entre uno y otro; y los múltiples en serie, donde apenas pasan unos segundos entre orgasmos.

Llegar al orgasmo múltiple

En El Sexo Mandamiento somos muy de contar el qué y orientar para el cómo, así que aquí os presentamos algunos “trucos” para que podáis multiplicar el placer en las relaciones sexuales. En el caso de las mujeres, con mucha facilidad podemos alcanzar orgasmos múltiples casi naturalmente pero los hombres, con algo de entrenamiento, también pueden alcanzarlo.

Las bolas chinas ayudan al entrenamiento del suelo pélvico. | Fuente: Flickr.com

Las bolas chinas ayudan al entrenamiento del suelo pélvico. | Fuente: Flickr.com

Lo primero, y para ambos sexos, es tener en cuenta el entrenamiento del suelo pélvico, que son todos los músculos que usamos cuando aguantamos las ganas de ir al baño. Los ejercicios consisten en la contracción de estos músculos entre 15 y 20 veces, alternando la duración de las contracciones entre 10 y 15 segundos.

En el caso de los hombres, tener orgasmos múltiples implica retomar la estimulación sexual rápidamente después del primer clímax orgásmico, de forma que el segundo clímax pueda ser alcanzado. El verdadero multiorgasmo masculino no pierde su erección entre los orgasmos sino que incluye sólo orgasmo y no eyaculación. Por tanto, en los hombres, los orgasmos múltiples están condicionados por la capacidad de no sobrepasar el “punto de no retorno” para así evitar la eyaculación y poder tener orgasmos sucesivos.

Las mujeres podemos ser excitadas y alcanzar el orgasmo una y otra vez. | Fuente: Flickr.com

Las mujeres podemos ser excitadas y alcanzar el orgasmo una y otra vez. | Fuente: Flickr.com

Psicológicamente, las mujeres podemos ser excitadas y alcanzar el orgasmo una y otra vez. Las mujeres no necesitamos de la etapa resolutiva como los hombres, así que podemos sentir los orgasmos con más frecuencia que ellos. Al contrario de los hombres, no hay que retrasar la eyaculación, tenemos que aumentar la excitación y no dejar que esta se vaya para poder experimentar varios orgasmos.

De la misma manera, podemos experimentar varios orgasmos estimulando distintas zonas; no sólo el punto G nos permite alcanzarlos, sino que mediante la estimulación del clítoris, los pezones, la vagina o el ano también. El ritmo durante el sexo también influye; establecer un ritmo con el hombre sugiere un menor balanceo de la pelvis, más controlada y constante, combinada con una presión sobre sus puntos de placer nos permitirá llegar al orgasmo más rápido, y extenderlo. Y por último, gran parte de la capacidad de experimentar un multiorgasmo es mantener las zonas erógenas bien estimuladas durante el proceso íntimo. La lubricación durante la estimulación es muy importante para evitar la desensibilización, el malestar y dolor vaginal durante el acto sexual.

El orgasmo múltiple se trata de un proceso exploratorio que viene muy unido al conocimiento de nosotros mismos y de nuestras zonas erógenas, además el uso de juguetes sexuales siempre ayuda, tanto para ellos como para ellas, para alcanzar tantos orgasmos como queráis. Sólo se necesita un poco de práctica y muchas ganas de correrse.

Imagen destacada: Las fases fotografiadas del orgasmo femenino. Fuente: Flickr.com.