Las tijeras: placer entre mujeres

“¿Cómo tenéis sexo dos mujeres si no tenéis un pene de por medio?”. Ya sea a mala baba o por mera ignorancia, la sociedad no tiene muy claro cómo consiguen mantener relaciones sexuales sin que haya un miembro viril de por medio. Una de las posibilidades a la que dos féminas pueden recurrir en busca de placer es la famosa postura de las tijeras. Aunque no hay peligro de cortarse, es bueno saber bien cómo llevarla a cabo.

En España, esta práctica tiene ese nombre coloquial pero se conoce de un modo más formal como tribadismo. Esta denominación proviene, una vez más, de Grecia, y significa “frotar”, así que al atar cabos se puede deducir que consiste en la fricción entre los genitales femeninos. El roce entre vulvas y clítoris es una fuente inequívoca de excitación y disfrute para las mujeres que integren esta tijera.

Esta postura se puede realizar tanto con ropa como sin ella, puesto que el rozamiento entre las distintas prendas puede potenciar el éxtasis al que se llega. Cierto es que si se ejecuta con desnudez de por medio, las zonas erógenas llegan al contacto entre sí y todas las terminaciones nerviosas que se dan cita en el clítoris hacen que el orgasmo entre las dos mujeres sea de otro nivel.

Las protagonistas tienen que entrecruzar las piernas de tal manera que sus respectivos genitales estén muy próximos. Al mover sus extremidades, el movimiento recuerda a los filos de unas tijeras, de ahí que se haya utilizado este nombre como forma vulgar en lugar de tribadismo. De hecho, en la pornografía cada vez es más frecuente encontrar esta postura en la categoría de lesbianas.

El sexo mandamiento

El tribadismo es una fuente de placer lésbico. | Fuente: Wikipedia.org.

El placer de las tijeras

Los movimientos suaves que pueden hacer las féminas son una manera más de estimular la zona genital y seguir incorporando grados a la temperatura de la unión. Efectivamente, no hay pene, y no se echa mucho de menos si esta posición funciona. Las piernas deben ejercer de puntos de anclaje de las chicas para que no haya incomodidades o molestias inoportunas.

Al mismo tiempo, tener las piernas bien colocadas permite mover con suavidad los cuerpos para que, jugando con las presiones, los clítoris y las vaginas puedan experimentar sensaciones placenteras.  No solo está la gracia en los genitales, sino que la flexibilidad de las mujeres puede incluso permitir los besos entre ambas partes.

Para las más polifacéticas, cabe recordar que las manos no están de adorno, al igual que no lo están los senos. ¿Por qué no aprovechar para acariciar puntos estratégicos de la anatomía? Ya puestos, no hay razón para que no aprovechar y apostar por algún pellizco que otro para cambiar el ritmo.

Un dildo doble puede rematar el orgasmo. | Fuente: Wikipedia.org.

Variedades de tijeras

Entrelazar las extremidades inferiores y poner a rozar a las entrepiernas no es la única manera de aplicar esta postura entre mujeres. Otra posibilidad del tribadismo es presionar el pubis con la rodilla o el muslo, una forma más de que los labios vaginales y el clítoris se puedan estimular sin que la tijera sea “pura”.

En cuanto a la pregunta con la que se abrió este artículo, aunque no haya penes como tal en este tipo de prácticas, no significa que no se puedan incluir elementos externos. Es el caso de los juguetes eróticos, que pueden ser aliados perfectos para multiplicar el placer de buscar este orgasmo.

Los vibradores pueden excitar a las dos mujeres y buscar sensaciones diferentes a las que suelen provenir de la tijera al natural. Ya puestos, introducir un vibrador o un dildo doble contribuye a que el placer vaginal se incorpore al del roce de los clítoris a través de esta penetración.

Seguro que muchas de las lectoras que conozcan hoy esta postura de las tijeras se plantean dos veces qué hacer en su próxima cita íntima. Además, las mujeres heterosexuales tienen ante sí un dilema: ¿por qué no probar esta vertiente de la sexualidad con otra fémina? De lo que no cabe duda es que el inmovilismo en cuestión del sexo no es un buen ingrediente para el placer.

¡Dale a la tijera y no te cortes!

Imagen de portada: Wikipedia.org.