La postura idónea, todo un mito

A pesar de que son varios los artículos que diferentes webs, blogs y revistas, que puntúan posturas sexuales de diversas formas, ofreciendo las que más complacen a las mujeres y, por supuesto, las que mejor funcionan con los hombres. Algunos de estos escritos también llegan a afirmar cual es la posición más satisfactoria en el lecho conyugal, pero lo cierto es que nada de ello es verdad. No existe una única postura idónea, sino varias y además un gran número de personas con un sinfín de caprichos sexuales distintos.

Cada postura es un mundo

El Misionero, El Perrito, La Vaquera Invertida, etc. Muchos nombres y ninguno de ellos se lleva el premio. El Óscar se queda sin dueño. “No existe una postura que sea la que más placer otorga a hombres y mujeres. Es cosa de gustos”, afirma Melanie Quintana, estudiante del Instituto Científico Sexológico (INCISEX). “Esos artículos que se pueden encontrar en la red y prensa escrita, pueden llevar a un equívoco. Simplemente nombran diferentes posturas, poniendo en su Top 10 o bien las más practicadas o aquellas que más afirman las personas que les dan placer, pero lo dicho, no hay una que nos dé más gusto que otra”.

portada dado sexual

Dado de posturas sexuales | Fuente: Wikimedia

A pesar de que no exista tal postura, ello no indica que cada persona no tenga cierto número de posiciones con las que disfrute, y otro tanto con el que no sienta mucho. Todo depende del momento, de la excitación y de la persona que se tenga en frente. “Si por ejemplo una mujer con vaginismo ha leído que El Misionero es la mejor postura, probablemente, por el simple hecho de querer complacer a su pareja, esta se decida a ponerlo en práctica. Y eso no debe ser así. La postura en este caso debe amoldarse a esta afección”, asegura M. Quintana.

Varios sexólogos afirman que la mejor manera de disfrutar en la cama, es probar, sacar a la luz esas íntimas fantasías sexuales que a veces, por vergüenza, las personas no se atreven a poner en práctica. En resumen, descubrir y luego seguir con la búsqueda. Todo ello ayudará mucho más que cualquier postura sexual. Tanto si se es homosexual o heterosexual, lo mejor será dejar vía libre al instinto y a la imaginación.

Cómo si no es posible que cada persona diga que su favorita es X y no Y. Es simple, desde aquí, desde El Sexo Mandamiento les invitamos a que hagan la prueba. Pregunten a amigos y familiares (sólo a los de más confianza) y comprobarán que no se pondrán muy de acuerdo, sino todo lo contrario. Acabarán como los artículos anteriormente comentados, con una lista de posturas (corta o extensa, eso ya depende de a cuántas personas consulten), pero sin una que predomine sobre las demás.

La mejor forma de averiguar esa postura es la práctica. Que cada pareja coja el Kamasutra y se ponga emular las ilustraciones que se encuentre en él. Seguro que así acaban encontrando una posición que les complazca a ambos, así todos ganan y nadie pierde”, explica M. Quintana. Nada más que añadir, señoría.