Mis cinco ‘oh my god’ cinematográficos

El otro día Jimmy Redhoe me proponía escribir junto a él sobre nuestros cinco iconos sexuales. Él sería el primero en disparar en esta batalla donde el cine y la sensualidad de actores y actrices van como amantes de la mano, rozándose y convirtiéndose en las delicias del público; y vaya puntería, aquí mi amigo quiere rozar la ‘misma barra pegajosa y azul’ con musas cinematográficas de la talla de Hepburn, Bardot o Sue Lyon. Pero, ¿con quién compartiría yo espacio, aliento y algo más que miradas fuera de la pantalla?

Marlon Brando

Estoy segura de que con su mirada penetrante, inquietante y profunda ha provocado millones de ‘inundaciones fluviales’ en los espectadores, y es que este dandy de Omaha además de ser considerado una de las más brillantes estrellas del cine por su gran talento artístico ha pasado a la historia como uno de los grandes mitos sexuales del panorama cinematográfico. Brodway se rindió a sus pies con su interpretación en Un tranvía llamado Deseo (1951), aquí comenzó nuestro romance con él, se había convertido en un auténtico símbolo de rebeldía.

brando_2

Irresistible, Marlon Brando, el chico malo del cine. | Fuente: biografiasyvidas.com

Brando supo cómo forjar su carrera profesional en el complicado mundo hollywoodiense, su firma propia y un carácter individual y salvaje lo convirtieron en puro gozo para deleite de los más cinéfilos. Tras un largo recorrido resurgiría, con la madurez en sus pupilas, en el papel de Vito Corleone en El Padrino (1972); una extraordinaria interpretación reencarnando al líder de la mafia siciliana.

Tras su muerte en 2004 somos muchos y muchas los que seguimos recordando a este mito sexual con aire de ‘tipo malo’, su legado infinito sigue vivo en sus 39 películas y en los ocho hijos que tuvo.

Por cierto, para conocer más sobre la sexualidad de Brando conviene leer ‘El heteroflexible de Marlon Brando’, por Jimmy Redhoe

Paul Newman

Si anteriormente empezaba describiendo la mirada picara de Brando, es imposible no hacer alusión a los dos luceros de Newman, azules e intensos, dulces y cómplices. Paul Newman se convierte en mi segundo icono sexual representando la viva imagen del perfecto caballero, tierno seductor capaz de conquistar hasta el último de nuestros latidos.

Sin duda, esos ojos consiguieron la admiración de todos. | Fuente: 20minutos.es

Sin duda, esos ojos consiguieron la admiración de todos. | Fuente: 20minutos.es

Su increíble físico y su don para la interpretación, junto con su humor risueño, le colocaron rápidamente tras el foco de las cámaras y encima de los escenarios. Cabe destacar su actuación en el papel de Brick Pollitt en la La Gata Sobre el Tejado de Zinc donde compartió escenario con Elizabeth Taylor, el antes y el después de un nuevo Newman imborrable ya en nuestras memorias.

Este ojazos no solo destaca como actor, además fue un gran activista (lo que le colocó en el foco de Nixon) y un duro crítico de los excesos de Hollywood; cabe destacar su faceta como emprendedor de proyectos sociales como la creación de una fundación por la prevención de la drogodependencia tras la muerte de uno de sus hijos. Además de que estaba muy bueno, era muy bueno.

Sin duda, con él compartiría barra azul y pegajosa, café, balas de fogueo y algo más que miradas.

Me gustaría que la gente pensase que detrás de Newman, hay un espíritu activo, un corazón y un talento que no nace de mis ojos azules

Richard Gere

Este mito sexual va por ti, mamá. Quiero que me rescates. Quiero que seas mi oficial y caballero. Quiero que vengas a buscarme y me cojas entre tus brazos, si me dejas puedo ser tu Paula. El gran Gere de sonrisa divertida ha jugado a enamorar desde que comenzó su batalla cinematográfica a hombres y mujeres de todas las edades, y es que nunca unas canas fueron tan sexys.

990PWM_Richard_Gere_031

‘Pretty woman, walking down the street, Pretty woman, the kind I like to meet’.| Fuente: ravepad.com

¿Quién no ha tenido esta canción de Roy Orbison en su cabeza alguna vez en su vida? Gere de traje sexy rescatando a una pobre prostituta interpretada por una jovencísima Julia Roberts, madre mía, cuantas hijas y madres nos habremos dormido esperando que tú nos despertaras. Ni la mismísima Cindy Crawford pudo resistirse a ti.

Brad Pitt

Mi cuarto ‘Oh my God’. ¿Cómo se puede ser tan sexy?  Thelma y Louise, Leyendas de Pasión, S7EN, El club de la lucha, Troya, Malditos Bastardos…melena larga, media, corta, tupe, rapado…Brad Pitt es pura sensualidad en cada papel que interpreta con atrezos y sin atrezos, como héroe o villano, él sabe cómo endulzarnos salvajemente el paladar.

pitt_1

Ay, sexy mamacita cómo está Brad Pitt. | Fuente: biografiasyvidas.com

Este rubio ya es un icono mundial del cine y de la belleza.  Asimismo la pareja que forma junto a su mujer Angelina Jolie, ha conseguido convertirse en una de las relaciones más envidiadas por sus genes y sus numerables éxitos tanto cinematográficos como humanitarios.

A día de hoy no ha perdido ninguno de sus encantos y es que Brad Pitt a sus 52 años sigue siendo pura pasión, con ese bigote tan interesante y esas gafas con las que sabe mantener la intensidad, sabe cómo seguir ‘mojándonos’.

Ryan Gosling

Este joven actor es capaz de calentar algo más que corazones y de robar algo más que suspiros a través de sus polifacéticos personajes. Es el primer novio con el que todas soñamos, queríamos que nos diera la mano, que nos contara cosas bonitas al oído. El protagonista de El diario Noa.

18gosling

¿Te quieres casar conmigo? | Fuente: undotkm.com

Aunque más bien lo que todas queríamos es que este chico malo se quitará la camiseta lo antes posible, nos arrancara la ropa interior y jugara con nosotras a hacer el amor como en Blue Valentine.

Puede que sea el que menos reconocimiento artístico haya encontrado dentro del séptimo arte con respeto a los actores recientemente citados, pero si algo hay que valorar es que ha sabido encontrar su hueco dentro de la gran pantalla y que aún es un joven con un futuro profesional prometedor. Yo personalmente me muero por verle pronto estrenando película, aunque me tenga que conformar con las palomitas (que es lo único que me como últimamente).

Como podéis ver, por suerte o por desgracia, me van los hombres de pelo claro y ojos inquietantes; héroes o villanos, elijo sus sonrisas entreabiertas y su rebeldía de vida. Se quedan muchos nombres en el tintero, pero hasta aquí el artículo de hoy amigo.

Imagen de portada filmotecauam.wordpress.com