Donación de óvulos, ¿por qué no?

Estamos acostumbrados a leer y a escuchar que España se ha consolidado como líder mundial en donación y trasplante de órganos, pero ¿sabías que ya en 2013 nuestro país era puntero tanto en la donación como en la fecundación con óvulos de donante? Hoy en El Sexo Mandamiento te explicamos en que consiste este proceso por el cual una mujer se convierte en donante de ovocitos.

Lo primero que muchas personas se preguntan es si la donación de óvulos es legal en España, lo que se responde con un sí. La legislación española de Reproducción Asistida (Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Asistida) se encarga de regular este procedimiento estableciendo una serie de restricciones, pero en principio cualquier mujer que cumpla con unos mínimos requisitos (mayor de edad, buen estado de salud mental y física, no haberse hecho ningún tatuaje o piercing en los 3-6 meses previos a la donación etc.) podría convertirse en donante.

Por otro lado, esta ley hace especial hincapié en el hecho de que la donación nunca tendrá carácter lucrativo o comercial, aunque sí que se determina una compensación económica, de unos  600-1.000€ aproximadamente, a la paciente por ‘las molestias físicas y los gastos de desplazamiento y laborables’. Además regula el anonimato de ambas partes, ni receptora ni emisora conocerán su identidad así como la de los hijos concebidos.

“La donación en España es como establece la ley, altruista y gratuita; no existe mercadeo de ovocitos”. Afirma Rafael Bernabéu, presidente de la Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida.

reproducion-asistida

‘Un acto solidario, voluntario y altruista’. | Fuente: Fnr.gub.uy.

El proceso

Para explicar este proceso primero es importante conocer que cada mujer dispone desde que nace con unos 400.000 ovocitos (células germinales femeninas que están en proceso de convertirse en un óvulo maduro), de los cuales solo uno de cada mil tienen la oportunidad de llegar a ser fecundados durante el periodo fértil de su vida.

Cada mes una mujer produce un óvulo maduro, en caso de que se quede embarazada ese óvulo se convertirá en embrión y se irá desarrollando; pero si no es así se ‘perderá’ durante la menstruación. Asimismo en cada periodo mensual varios ovocitos tratan de convertirse en óvulo maduro, pero solo uno lo consigue.

La donación de ovocitos comienza con un tratamiento de estimulación ovárica que dura de 8-10 días a través de inyecciones muy superficiales que pretenden conseguir que se madure más de un óvulo, este procedimiento es controlado por médicos especializados a través de ecografías y análisis hormonales.

El siguiente paso consiste en la extracción de los óvulos que se realiza en quirófano y por aspiración ovárica, es decir a través de la vía vaginal y con sedación. La intervención suele durar alrededor de unos 20 minutos, posteriormente se requiere de uno a dos días de descanso para su total recuperación.

Finalmente los óvulos extraídos se utilizaran para fecundar a otra mujer que no puede disponer de los suyos propios para quedarse embarazada. Uno de los procedimientos que más se emplea es la fertilización in vitro (fecundar los óvulos obtenidos de la donante con semen de la pareja de la receptora en un medio especial del laboratorio). Es muy importante recalcar que el hecho de ser donante no disminuye las posibilidades de quedarse embarazada en un futuro.

¿Por qué donar óvulos?

Desde que comenzó la crisis económica en 2008 la donación de óvulos se ha visto incrementada en España, y es muchas mujeres conciben este proceso como una fuente de ingreso económica. Pero detrás de esta compensación se esconde la solidaridad de un acto voluntario y altruista que tiene como finalidad hacer posible que otra mujer pueda quedarse embarazada y cumplir con su deseo de ser madre viviendo todo el proceso, desde la gestación hasta el momento en que da a luz.

En El Sexo Mandamiento ya hay cierta periodista que se está replanteándose esta opción que desvela un acto tan bonito como humano, ayudar a otra persona a concebir una nueva vida, así que desde esta plataforma os animamos a que al menos os lo replanteéis.

 Imagen de la portada: ceram.es.