Elecciones

Lo de ir a votar es lo mismo que echarse novio.

Nunca sabes si te va engañar. Y cada cuatro años te enfrentas al dilema de qué hacer con tu vida. Si seguir confiando o confiar en otro. Lo normal sería confiar en uno mismo, pero en el amor y en la política, ya se sabe, nada es como te prometieron que sería.

Y encontrar al Adolfo Suárez de tu vida es más difícil que conseguir una mayoría absoluta. Los matrimonios políticos son muy dados a todo tipo de violencias. Psicológicas y de género. Psicológicas por la manipulación que conlleva el estar sometido a la figura de un líder, y de género, por la sencilla razón que nunca son tod@s las que están, ni están tod@s las que son.

Y al final, pasa lo que tiene que pasar. Después de un tiempo terminas divorciándote. La fidelidad en la política es una utopía. Ya lo decía Tomás Moro en su “Libellus De optimo reipublicae statu, deque nova insula Vtopiae”. Los ingleses, para este tipo de cosas, siempre nos han llevado mucha ventaja. A las pruebas me remito. Y a Cameron.

“Mal van las cosas cuanto uno tiene que votar al menos malo”. Fuente: Wikipedia.org.

Yo, desde hace tiempo, tengo las cosas muy claras. Incluido a quién votar, o más bien, a quién no votar. Mal van las cosas cuando uno tiene que elegir al menos malo. Eso significa que son todos una mierda. Cuando uno no tiene claro con quién irse a la cama, lo mejor que puede hacer es masturbarse. Los españoles llevamos haciéndonos pajas mentales unos meses. Y de las pajas mentales no sale nada bueno.

Atrás quedaron los años en los que nos íbamos a la cama a tocarnos lúbricamente pensando en Adolfo Suárez o en Felipe González. Adolfo nos ha dejado, nos queda su recuerdo difuminado, envuelto en el brillo dorado de un primer amor. Felipe se ha convertido en un sapo.

No hay nadie que me seduzca. Y yo siempre he tenido claro que lo mío no son los tríos, por mucho que me ponga Alberto Garzón. A Dios gracias, siempre me quedará Nicky en casa, que se parece al último zar, al más guapo.

Por cierto, me llamo Joseba.

Autor: @JosebaKanal. 

Fuente de portada: Flickr.com.