Ganas de cagar

Llevo tres semanas en las cuales mi única preocupación es levantarme por las mañanas y poder cagar.

Cagar la mierda del día anterior. Solo pido eso, poder cagar toda la mierda del día anterior o de la semana anterior. Porque hay semanas en las que la mierda acumulada es mucha. Pero mucha.

Yo, por si les sirve a alguno o alguna de ustedes, estoy tomando “Colon Net”, que es una cosa de herbolario con aloe y prebióticos y oligoelementos y extractos vegetales que te deja el ojete más suave que una manta. Pero ni por esas logro cagar y me tengo que enchufar un Rovi de glicerina para poder cagar como el Universo manda. Un agujero negro en toda regla.

Tengo ganas de cagar. Tengo presuntas ganas de cagar.

Tengo presuntas ganas de cagarme en todos los políticos de éste país de pandereta. Presuntas ganas de cagarme en sus sueldos vitalicios que pago con el sudor de mi ojete. Que todo sea dicho, mi presunto ojete presuntamente también habla euskera, catalán y gallego, por lo cual hago extensibles mis presuntas ganas de cagar a todas las comunidades autónomas, puesto que parte de los sueldos de sus presuntos políticos de mierda también lo está pagando el trabajo de mi presunto ojete. Creo que ha quedado muy claro. Tan claro como una diarrea de verano.

Tengo presuntas ganas de cagarme en el autor del atentado de Niza, y en el autor de todos los atentados de Siria, Turquía y resto del Creciente Fértil. Tengo presuntas ganas de cagarme en todos aquellos que asesinan en nombre de cualquier presunto Dios. Tengo ganas de ver salir a la calle a todos aquellos que presuntamente profesan la misma religión que los autores de los diferentes atentados presuntamente islamistas. Tengo ganas de no ser presuntamente islamófobo, racista o xenófobo.

Tengo presuntas ganas de no cagarme cada vez que enciendo la televisión y veo el canal 24 horas. Tengo presuntas ganas de no cagarme en el ser humano. Presuntas ganas de no cagarme en los presuntamente fallidos autogolpes de estado en Turquía. Si Atatürk levantará el ojete. Gensanta.

Tengo presuntas ganas de cagar porque si presuntamente cago, será señal de que presuntamente he digerido toda la mierda que me estoy/ nos estamos tragando.

Por cierto, presuntamente, me llamo Joseba.

Autor: @josebakanal. 

Imagen de portada: Flickr.com.