Shelly Sweetie: “Lo que se vende del porno es un mundo sucio y lleno de explotación”

Como ya sabéis bien, en El Sexo Mandamiento somos de naturaleza curiosa, queremos saber más, queremos saber todo lo que podamos, desde cualquier ángulo. Y, sí, hoy volvemos al mundo del porno para conocer qué pasa por la cabeza de la emergente Shelly Sweetie, ¿cómo es dentro y fuera de plano? No perdáis detalle, empezamos sin mucho preámbulo.

Sexo Mandamiento: ¿Cómo es ese momento en el que llegas a tu familia y dices: papá, mamá: voy a trabajar en lo relativo al sexo?

Shelly Sweetie: A la primera persona que se lo conté fue a mi madre, básicamente porque quería que se enterara por mí. Ella me hizo algunas preguntas y simplemente me dijo que, si era algo que me gustaba hacer, no había motivo para estar en contra.

SM: ¿En qué grandes prejuicios incurre la sociedad sobre este mundo?

S: La gente olvida que esto también es un trabajo, y que no es fácil.

Yo digamos que no estoy al 100% dentro de la industria, lo que me hace sentir un poco en medio de ambos mundos. Lo que he podido tantear de otras personas es muy variado: hay amigos que se lo toman como algo muy natural, hay gente para la que es un tema muy morboso o “gracioso”, supongo que sienten algo de vergüenza al hablar de ello.

Pero por lo general es un tema bastante tabú y rodeado de desconocimiento por parte del público. Lo único que se muestra en los medios es la parte polémica (lo que vende, por supuesto) y desgraciadamente esa versión no es la de personas que se dedican a ello por gusto y con medidas seguras… lo que se vende es un mundo sucio, lleno de explotación y con actores y actrices que lo pasan mal o se avergüenzan de trabajar en la industria. Creo que esta imagen distorsionada es la que se ha impuesto en la sociedad actual.

dos

“La sociedad tiene una imagen distorsioanda”. Fuente: Shelly Sweetie. 

 SM: ¿Cómo está evolucionando el porno?

S: Considero que poco a poco se está convirtiendo en algo más diversificado. Quiero decir, todos sabemos que el porno convencional sigue ciertos patrones muy estandarizados pero que desafortunadamente no identifican a la mayor parte de la sociedad actual. En lo relativo a identidad sexual, gustos, orientación, etc. al porno le queda mucho por evolucionar. Sin embargo, considero que ya hay muchas productoras emergentes que están creando un porno más artístico, abierto y hecho con ilusión, es el tipo de porno en el que yo trabajaría. 

SM: ¿Qué tipo de escenas prefieres grabar y cuáles detestas?

S: Barajo muy bien las propuestas y solo trabajo en proyectos que me resultan artísticamente interesantes o que contienen alguna idea innovadora. Jamás grabaría el tipo de porno convencional americano, simplemente porque no me llaman la atención los guiones y me horroriza la estética.

SM: ¿Qué es lo que más te gusta de este mundo? ¿Y lo que menos?

S: Lo que más me gusta es todo. Lo que menos me gusta es que quizá, siento que todavía no existe la confianza suficiente para poder decir en una conversación “soy actriz porno” y que sea igual de plausible que decir “soy camarera”. Aún no se ha normalizado.

SM: ¿Vive la crisis una persona que trabaja en la pornografía?

S: El porno es una de los principales negocios que mueve más dinero en el mundo, así que obviamente no. Está claro que depende del sector en el que te muevas y de lo que hagas. Pero en general renta bastante.

SM: Has sido camgirl. ¿Qué pide esta clase de consumidor a través de una pantalla?

S: Cuando un cliente prefiere ver a chicas a tiempo real por una webcam y no porno convencional busca cercanía. Esa es una de las principales diferencias entre ambos sectores, utilizar la webcam te permite estar en contacto directo con los que te ven, hablar con ellos, escuchar sus peticiones e incluso, a lo largo del tiempo desarrollar una amistad. Se forman lazos “reales”.

SM: ¿Qué es lo más raro que has hecho a través de una cámara?

S: ¿Raro? Para mí no existe la etiqueta de raro cuando hablamos de gustos, pero si tuviera que decir algo que me resultara curioso de hacer diría aquella vez que me pidieron lamer una bota (la bota era mía) cuando emitía por webcam.

seis

SM: Hace poco has trabajado con Rated Raw Pictures. ¿Es la primera vez que grabas macrofilia? ¿cómo te has sentido? ¿era como esperabas? ¿cómo fue la experiencia de grabar con ellos?

S: Sí, ha sido la primera vez que trabajo este género y al principio pensaba que se trataba de un concepto muy diferente. Me sentí muy bien, el equipo fue muy cercano y profesional. Disfruté mucho haciendo algo diferente a lo convencional, y probablemente repetiría la experiencia.

SM: Una de tus andaduras trascurre por Piggybank. ¿Puedes explicar en qué consiste?

S: Se trata de un soporte donde puedes crear una campaña de crowfunding. Creas un proyecto concreto para el que quieres recaudar dinero, explicas en qué consiste y la gente puede aportar cantidades de dinero a cambio de material exclusivamente erótico y pornográfico. Si queréis ver mi campaña es esta de aquí: http://www.piggybankgirls.com/campaigner/project/view/lang/en

SM: Cada persona tiene unos fetiches particulares, ¿Qué suele ser lo habitual?

S: Lo que más me solicitan en cuanto a fetiches suele ser juegos con los pies, ver mis axilas y también gusta mucho cuando llevo abundante vello púbico.

SM: ¿Alguna vez te han reconocido por la calle? ¿Cómo lo llevas?

S: De momento nunca se me han acercado directamente por la calle, es más habitual que te escriban por alguna red social que te han visto. Pero si sucediera creo que me lo tomaría como algo normal, de hecho, estaría encantada de saludar a mis seguidores.

SM: ¿En alguna ocasión has pensado en cambiar de gremio y dedicarte a otra cosa?

S: Ya me dedico a otra cosa.  Estudio una carrera y tengo otro trabajo.  Por mi forma de ser, no podría dedicarme exclusivamente a un sector, me encanta aprender y desarrollarme en todos los ámbitos que me interesan. El porno solo supone una pequeña parte de mi mundo, por ahora me encanta dedicarme a ello en la medida en la que lo hago porque aporta cosas que otros empleos no podrían. Lo hago porque me gusta, porque puedo y porque me hace feliz.

SM: Quién te gustaría que leyera entrevista y a quién te gustaría que se la hiciéramos.

S: Me gustaría que fuera leída por todas aquellas personas que quieran conocerme un poco más. Y como entrevistado me gustaría saber más de Adrián Dimas, no lo conozco personalmente, pero parece un tío muy majo.

EL TEST RÁPIDO DE EL SEXO MANDAMIENTO

  • Un libro: El arte de la guerra de Sun Tzu
  • Una película: Mr. Nobody
  • Una comida: Arepas
  • Una bebida: Alhambra 1925
  • Un plan para un domingo por la noche: Cama+pizza+serie.
  • Una canción: The Big Idea de Black boots
  • Una ciudad: Madrid
  • Un consejo: Escoge hacer únicamente aquello que te haga feliz.
Imagen de portada: Rated Raw.