El Sexo Mandamiento folla en pisos y residencias

Una de las cuestiones más importantes que hay que tener en cuenta cuando se decide emprender la vida estudiantil en una ciudad que no es la tuya es la siguiente: ¿pisos compartidos o residencia? Cada cual tiene sus puntos positivos y negativos, así que es responsabilidad de El Sexo Mandamiento abordar dónde es mejor el sexo.

Para ello, la mesa técnica y la mesa radiofónica se ponen en contacto con varios jóvenes que saben lo que es vivir en residencia de estudiantes o en piso compartido. Desde su experiencia nos cuentan que hay residencias que son literalmente “un putiferio”, ya que el roce hace el cariño y al final las habitaciones acaban dando lugar a mucho vicio.

Con la compañía de Joseba Kanal, que desde sus vivencias en un estricto internado bien sabe lo que es buscarse las habichuelas para disfrutar de la sexualidad, Juan Navarro y Alba Puerto valoran y contrastan los distintos puntos de vista. El uno vive en piso compartido y la otra es más de residencia, así que aprovechan para comentar la jugada.

Las llamadas de Samuel, Inés Pizarro, David, Pablo y Rebeca aportan distintas perspectivas sobre los pisos y las residencias. Por desgracia, según nuestros escuchantes, en ocasiones se montan sectas y grupitos muy cerrados en los que el sexo se convierte en un tabú. ¡Muy mal, gente!

Entre unos y otros hablan cómo es mejor jugar a domicilio -los goles valen doble- porque los pisos propios pueden sufrir una mayor inseguridad. Las residencias con controles estrictos de acceso al final acaban viendo cómo intentan burlar las murallas y los límites impuestos, cosa que no ocurre cuando la cosa salta a los pisos.

En un programa más dominado que nunca por la opinión de los escuchantes a base de las conexiones en redes sociales y vías de contacto, lo que se ha aprendido es que es fundamental buscarse la vida para conseguir follar. Eso sí, si tienes un piso con más compañeros, la relación que mantengas con ellos es crucial para poder disfrutar con más comodidad de las visitas más agradables.

Por lo tanto, querida familia de El Sexo Mandamiento, id a por azúcar o a por lo que os dé la gana a la habitación de al lado y siempre con protección, que las ETS no entienden de puertas o ventanas. Y tú, ¿dónde prefieres disfrutar del sexo en esta etapa tan maravillosa? Te escuchamos.