La comida de El Sexo Mandamiento

La comida. Delicioso placer. El sexo. Delicioso placer. ¿Por qué elegir? Dado que más de uno se llevaría una sorpresa si le tocara decantarse entre comer y follar, en El Sexo Mandamiento hemos decidido combinar las dos en un programa para chuparse los dedos, con mucho hambre y muchas ganas de comer y cocinar.

Para ello es necesario seleccionar los mejores ingredientes, un gran apetito gastronómico y sexual y la mejor compañía para saborear mejor los platos. Cleto te trae a Auntie Angel desde más allá del charco para conocer que con la piel del pepino se puede masturbar un pene que da gusto y que una buena comida fálica puede estar ayudada, y bien, por un pomelo atravesado por la estaca masculina. No os lo perdáis.

En cuanto a Alba Puerto, la voz femenina del programa presentó un menú  afrodisíaco compuesto por entrantes, bebida, plato principal y postres en busca de que esta comida sirva como preámbulo a otra clase de comida y relaciones sexuales que ya os podréis imaginar. El plátano casualmente presente en la mesa fue  de gran utilidad para ilustrar una carta compuesta por la ensalada Versalles, pollo con miel y otras recetas que debes apuntar. ¡Ah! Y unas recomendaciones para que no se te queme el horno ni tu acompañante.

Bajo la asistencia musical de Maxi Adeva y Toni Marqués, con muchas frutas de la pasión, mandarinas y culos de miel, Juan Navarro siguió la estela de los juegos de las últimas semanas para combinar la comida con el cuerpo de otra persona. Para más detalles entró otro Antonio, del restaurante Pelé-Melé, por teléfono para hablar del body sushi y su orientación patria, el iberian sushi. En ambos se come sobre un cuerpo desnudo, pero en el primero es el sushi japonés y en el segundo la gastronomía nacional. Las anécdotas y las sugerencias están garantizadas.

Juan continúa con la carne en el asador para hablar de frutas, hielo, chocolate, nata, bebidas y gominolas para llenar la piel ajena de alimentos muy sabrosos con los que ir jugando y subiendo la temperatura. ¿Cuál es vuestra opción favorita? ¿Nos hemos olvidado de alguna?

También os proponemos un debate: ¿una vida sin sexo o una vida sin comida? Como nos parece una pregunta muy peliaguda y cuya respuesta nos puede dejar sin hacer radio, mejor escucháis esta sesión de orgasmo comestible y radiofónico y nos contáis cómo miráis a la próxima comida que tengáis planeada, solos o acompañados.