Sexo y comida, una combinación muy dulce

Puede que en lo primero pienses al leer el titular sea en un clásico: la nata. Este lácteo tan popular no sirve solo para acompañar unas buenas fresas, sino que es un elemento ideal a la hora de endulzar tus relaciones. Sin embargo, el mundo culinario y la comida tienen mucho más que ofrecer en el dormitorio… o donde quieras. 

Aparte de otros similares a la nata como la miel o la crema de cacao, muy comunes a la hora de practicar sexo oral, existe un colorido abanico de frutas y vegetales que podemos emplear. No te alarmes, es probable que, llegados a esta parte, te preguntes qué haces leyendo esto, pero no cierres todavía la pestaña, vamos a consultar a una experta.

Auntie Angel, también conocida como Denise Walker, es una californiana que revolucionó Internet hace unos años con sus técnicas sexuales. En 2014 publicó “Angels Fellatio Secrets”, un vídeo en el que explicaba 50 maneras de combinar los dos tipos de comida. La fruta que la lanzó al estrellato fue nada más y nada menos que el pomelo.

La mecánica es sencilla, una vez se haya ablandado el pomelo con las manos el siguiente paso es cortar dos trozos y realizar un agujero en el centro para poder introducir el pene en el mismo. A partir de aquí la imaginación es la mejor guía, pero para ser fieles a las enseñanzas de Auntie Angel se recomienda introducir la punta del miembro en la boca mientras se masajea el resto con el pomelo. Según la experta, la sensación es similar a los genitales femeninos y puede ser una buena ayuda para aquellos o aquellas temerosos de practicar una mamada.

Comida sana, original y sexual

Para esos días perezosos en los que no te apetece sacarle brillo a tu casco alemán (o al de tu pareja) de la forma más convencional Auntie Angel aconseja utilizar un pepino. Este fálico vegetal no solo sirve para eliminar las bolsas de los ojos, sino que también puede servir de abrigo al miembro masculino.

Tan solo hace falta calentar el pepino (el verde, no el otro) durante un minuto en el microondas, cortar sus extremos y vaciar su interior y realizar un corte a lo largo del mismo para poder adaptarlo al grosor del pene. Una ver introducido no hay más que seguir la técnica tradicional.

Estas técnicas y muchas otras han popularizado tanto a su precursora que hasta ha comercializado varios DVDs, joyería o un libro para popularizar su sabiduría sexual. Aunque la comida se lleva empleando como estímulo en la alcoba desde hace siglos, estas variantes llamaron la atención de la actriz porno Kimberly Kane, quien realizó este reportaje sobre Auntie Angel. Lo veáis o no, tened estas palabras en cuenta la próxima vez que vayáis a hacer la compra. 

Imagen de portada: @grapefruitlady1.