Mutilación genital femenina, en El Sexo Mandamiento

La mutilación genital femenina es una tradición que han sufrido 200 millones de mujeres en todo el mundo y unos 86 millones son  susceptibles de sufrirla de aquí a 2030. La ablación del clítoris forma parte del legado de varias culturas, no solo africanas o musulmanas, y protagoniza una nueva sesión radiofónica de El Sexo Mandamiento.

A través de Asha Ismail, superviviente de la mutilación genital femenina en su infancia; Jon Cuesta, periodista y documentalista que ha presentado esta lacra audiovisualmente; y María Miguélez, doctora, hablamos de la ablación del clítoris. Una de las principales responsabilidades es acercar este peligro a muchas personas que no son conscientes del dolor físico y psicológico que implica.

Asha Ismail padeció la ablación en su infancia y ha fundado Save a girl, save a generation, una ONG encaminada a ayudar a la mujeres que la han sufrido o en riesgo de padecerla. A través del feminismo y del empoderamiento, las mujeres tienen ante sí el reto de convencer  toda una generación acerca de la erradicación de la mutilación genital femenina.

Existen cuatro tipos de esta tradición, que pasan desde extirpar el exterior del clítoris hasta la acción más completa, en la que se elimina el conjunto del clítoris, los labios menores y se cose el orificio. Como explica Ismail, solo queda un pequeño agujero para las necesidades básicas. Lógicamente, las relaciones sexuales o los partos son una tortura para quienes la atraviesan.

Mutilación genital femenina, no solo en África

Una de las creencias más comunes es que esta tradición tan horrible es solo de origen africano y apoyado en la religión, pero hasta 20 países del continente lo tiene prohibido. Pese a ello, se consigue burlar este escaso control y se propagan las muertes entre niñas de entre 0 y 15 años, edades a las que se mutila el clítoris con herramientas tan burdas como cuchillas de afeitar.

Os dejamos con Asha Ismail, cuya experiencia sirve de voz para las millones de mujeres que sufrieron, sufren y sufrirán la mutilación genital femenina. No obstante, como ella misma dice, son supervivientes y ejemplos a seguir para que la unión haga la fuerza y se erradique una tradición brutal y que causa millones de muertes. El Sexo Mandamiento informa más que nunca y quiere ayudar a esta causa que podéis escuchar aquí: