Las lesiones sexuales que te pueden arruinar el polvo

El sexo tiene múltiples aspectos positivos. Podríamos ponernos a enumerarlos y no pararíamos en tres horas, así que nos toca darle una vuelta a la sexualidad en forma de lesiones sexuales. Sí, se conoce que en esta vida no hay nada totalmente placentero y positivo sin que implique unos riesgos, así que el folleteo no es excepción.

En el último programa de El Sexo Mandamiento las protagonistas son las dolencias derivadas de penetraciones demasiado intensas, frenillos cortos, vaginas que se resienten, cabezazos contra el cabecero de la cama o posturas que nos pueden provocar un disgusto. Las lesiones sexuales acechan, amigos, y es nuestro deber preveniros a todos.

En una sesión sin Maxi Adeva, que hizo su entrada estelar desde la distancia en el tramo final, Toni Marqués llevó las riendas de la técnica con muchas cosas rotas, no solo corazones, en las canciones. Por su parte, Alba Puerto y Juan Navarro presentaron las lesiones sexuales más comunes, sus causas y cómo reaccionar ante el percance.

Juan informó de una de las grandes preocupaciones masculinas: los problemas en el pene. Tanto las roturas de frenillo como los penes rotos son peligrosas amenazas para los varones, así que mejor apostar por el lubricante y por no pasarse en el reparto de mandanga, que nos conocemos. ¡Y un aviso importante! En caso de que haya lesión, lo mejor es ir volando al hospital más cercano, ya que seguir dándole al tema puede ser terrible para tu futura vida sexual.

Alba, por su parte, presentó los dolores más habituales en las mujeres. No podemos olvidar las infecciones de orina y lo mucho que pueden perjudicar a los genitales femeninos, a quienes tampoco les molan las uñas largas, las penetraciones poco lubricadas y los hematomas derivados de apretones muy pasionales. Cuidado también al practicar sexo oral, que toda garganta tiene un límite.

Cómo no, también hay hueco para la investigación en este programa. Las lesiones sexuales más graves son las que acaban en manos de los médicos, así que hemos consultado a varios amigos con bata blanca y nos han contado, entre otras cosas, que la peña gusta demasiado de introducirse objetos que no debe por orificios inadecuados. Tarros de cristal o pepinos son algunos de estos ejemplos.

Por último, resolvemos alguna de las preguntas que nuestro escuchantes nos hicieron llegar. Nos mojamos, cómo no, para contaros que las lesiones sexuales pueden ser peligrosas y que la mejor manera de disfrutar del sexo es con un poquito de cuidado. ¡Hacednos caso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *