DDLG: ¿He sido una niña buena, papi?

El DDLG (Daddy Dom/ Little Girl; o Papi Dominante/ Pequeña ) es un tipo de práctica o fantasía sexual en la cual uno de los participantes adopta el papel de adulto o persona responsable –el papi o “daddy” –mientras que el otro mantiene una actitud infantil, interpretando el papel de pequeño. ¿Quieres saber más?

+Pequeña: Oh, no…
-Papi: ¿Qué sucede, princesa?
+Pequeña: Papá, he sido una chica mala…
*Las lágrimas comienzan a correr por sus mejillas*
-Papi: No te preocupes, mi pequeña. Papá tiene algo para ti.
*Inmediatamente la coge y la coloca sobre su regazo*
+Papi: Todo va a estar bien.
*Ella coge el dedo de papi y lentamente se lo lleva a la boca*
+Pequeña: ¿Me lo prometes?
*Comienza a sollozar tímidamente*

Recientemente se ha puesto muy de moda utilizar el término “papi” para referirnos a nuestra pareja en el ámbito sexual. Casi nadie parece conocer la procedencia de este concepto y, sin embargo, redes sociales como “Flickr” o “Tumblr”, se han visto bombardeadas por imágenes con la estética DDLG. Al fin y al cabo, el DDLG es un juego, pero no solo se basa en la adopción de roles o papeles, sino que también tiene una filosofía de la que todos podríamos aprender.

Como ya hemos adelantado en El Sexo Mandamiento, el DDLG es un tipo de práctica sexual o relación sentimental y viene del BDSM. En el BDSM se adoptan roles de dominación; por ello, uno de los participantes se convierte en dominante –es quien lleva la batuta- mientras que el otro tiene la obligación de obedecer y complacer.

Además en el BDSM también se interpretan fantasías o papeles, como por ejemplo, el jefe y el empleado o el profesor y el alumno. Pero es en el DDLG donde estos papeles se desarrollan en su forma más compleja. Después de todo, las relaciones paternales son de las más importantes en la vida de cualquiera –si Freud levantase la cabeza…-.

DDLG

Pues bien, en el DDLG el “papi” es una figura autoritaria sí, pero por otra parte, también es quien protege a su “pequeña” o “pequeño” y trata de educarle e inculcarle valores de la mejor forma posible (a veces con castigos pero también con recompensas), ya que un padre siempre quiere lo mejor para su niñx.

El “pequeño” tiene actitudes infantiles –actúa como si realmente fuese un infante y aún tuviese que aprender a controlar muchas cosas, entre ellas sus emociones, y se deja llevar por sus comportamientos más inocentes. De la misma forma, el “pequeño” siente una gran estima y admiración por su “papi” y trata de hacerle sentir orgulloso y amado en todo momento. Aunque, a veces, también le desobedece, es parte de la gracia del juego.

Por supuesto, los papeles se pueden invertir y hay otras muchas variantes de este juego, pero lo esencial es la relación entre la persona adulta y un pequeño bajo su tutela. La clave de todas estas relaciones está en el acuerdo y el consenso, ya que en este tipo de relaciones siempre se corre el riesgo de lastimar y humillar a cualquiera de las partes. Aquí os dejamos el programa que dedicamos al BDSM.

De todas formas, este juego tiene algo que nos hace pensar que la interpretación de papeles nos hace aprender y  crecer emocionalmente –una especie de ensayo y error que se puede aplicar a la vida real –y eso es al fin y al cabo lo bonito de todo esto. No se trata de satisfacer las perversiones de personas que se sienten atraídas por niños pequeños –desde aquí aprovechamos para denunciar abiertamente la pedofilia y fomentar las prácticas sexuales con consenso, sean como sean.

Además, el DDLG -como otras muchas prácticas- no está enfocado para ningún tipo de preferencia sexual. Sobra decir que cualquiera puede disfrutar de este juego, independientemente de sus gustos o inclinaciones sexuales. Todo cabe dentro de una relación de consenso y respeto mutuo.

Al margen del componente sexual –es interesante comentar que estas relaciones no tienen por qué incluir sexo– el DDLG es una buena forma de explorar nuevas facetas con tu pareja. Además,  las relaciones de DDLG no tienen por qué ser continuadas en el tiempo.

En las relaciones de DDLG los “papis” imponen una serie de reglas a los “pequeños”, que siempre pueden ser consultadas con la pareja y tienen un componente muy tierno. Si te animas a echarle un vistazo puede que descubras los muchos beneficios que puede aportar el DDLG a tu vida.

+LAS REGLAS DE “PAPI”

  • 1º. “Papi” siempre sabe lo que es mejor. Confía siempre en él.
  • 2º. Recuerda tus modales. Di siempre “por favor” y “gracias”.
  • 3º. La hora de irse a dormir es a las 11, a menos que “papi” diga otra cosa.
  • 4º. Sin palabrotas
    • ♥La primera vez será solo una advertencia
    • ♥La segunda vez serán unos azotes
    • ♥La tercera vez, “papi” te lavara la boca con jabón
  • 5º. Cuando salgas de casa:
    • ♥Compórtate
    • ♥Debes tener cuidado y recordar todo lo que “papi” te ha enseñado
    • ♥Debes volver a la hora que “papi” te haya dicho
  • 6º. Respeta tu cuerpo (nada de decir cosas como: “no soy guapx” o “no soy lo suficientemente buenx).
  • 7º. Obedece siempre a “papi”.
  • 8º. Haz sentir orgulloso a “papi”
  • 9º. Cuéntalo todo siempre a “papi”. No te guardes tus sentimientos.
  • 10º. Recordatorios:
    • ♥Termina tus verduras
    • ♥No le hables mal a “papi”
    • ♥Acaba tus deberes

Esperamos que os haya parecido interesante y desde aquí os animamos a probar cosas nuevas. Todos sabemos que, al final, la monotonía puede acabar por imponerse por lo que siempre está bien salir de la rutina y tener una pequeña aventura. ¿Por qué no pruebas a hacer feliz a tu “papi” esta noche? ¿Te atreves?