Dirty talk: la sucia y deliciosa charla durante el sexo

La excitación siempre será indispensable para una relación sexual. Son distintas formas en las que se puede estimular a la pareja, sin embargo siempre dependerá de los gustos de la otra persona, pues no siempre lo que nos parezca sensual a nosotros será bien recibido. Es el caso del dirty talk.

La pornografía logra influir algunas veces en estos parámetros. En esta ocasión, platicaremos sobre la ‘dirty talk’ o bien esas sucias y remachadas frases como “así papi, toda”, “dame duro”, “muévete así”, “me pones duro”, “pégame” (y aquí paro porque se me antoja) son parte de lo que conocemos como las charlas sucias.

Praise GIF - Find & Share on GIPHY

Hablar durante el sexo, es de esas cosas que la mayoría de las parejas disfruta. Por otro lado, aunque parezca fácil, se requiere de cierto feeling y dedicación, por eso aquí te damos algunos tips para mejorar las pláticas sucias con tu pareja:

  • Comunicación. El dirty talk es eso, comunicación. Primero debes de saber si le gusta a tu pareja y si te gusta a ti. Si nunca lo han intentado pueden hacer el ejercicio una noche, de confesar sus fantasías y dejar que el calor de las palabras los encaminen al deseo.
  • Niveles. Si descubriste que a tu pareja le gusta este juego, debes de saber hasta qué punto, es decir si le gusta que le hable sexy o guarro, dulce o con groserías. Es verdad que hay personas a las que de repente les excita que les hablen con palabras más fuertes, pero no a todas, por eso es importante tenerlo en cuenta.
  • Lugares. No te limites a hacer dirty talk con tu pareja sólo en la noche y en la cama,  háganlo a todas horas y todos lados: en la escuela, en el trabajo, en el desayuno, en la comida, en el auto, por teléfono, por WhatsApp, por mail, por notitas, EN TODOS LADOS.

La dirty talk no es un juego sencillo, pues al no considerar los siguientes puntos, pueden pasar de un cachondeo a un verdadero ataque de risa. Expertos aseguran que hay ocasiones en que las parejas sueltan frases de sus deseos reprimidos justo en medio del sexo, mientras que otros tantos repiten lo que han escuchado en películas o solo se limitan a expresar lo que sienten.

Anónimo 1

En alguna ocasión le pregunté a un tipo ¿estás listo para morir?. No sé porque lo hice. Al menos no le preocupó.

Anónimo 2

Él me decía: “Nooo, por favor, nooo. Así más, más ¡toda!” Fue muy confuso porque había momentos donde no sabía si quería o no. Después descubrí que su “no” significaba “más”.

Anónimo 3

“Párteme y sácamela por la boca”. Una chica me dijo eso y fue bastante divertido y excitante.

Anónimo 4

Me tenía a cuatro patas y me preguntó quién me estaba follando. No supe que contestar y de pronto dije que el diablo. No tengo ni puta idea de porque dije eso. #PokerFace

Así como hay quienes pecan de boca floja y se les ocurre decir cualquier tontería que les venga a la mente, hay quienes los sobreactuan y quitan lo excitante al momento. Por último, esta actividad también detona de la fonofilia, es decir, aquella necesidad de escuchar palabrotas durante el sexo.

Y a ti, ¿qué te gusta que te digan?

TWITTER: @KARLAGORE

One Comment

Comments are closed.