¿Cómo iniciarte en el BDSM?: primeros objetos

Iniciarte en el BDSM puede resultar un poco complejo. Este tipo de prácticas sexuales pueden llegar a requerir de muchos complementos y artículos. Por ello, a continuación, vamos a ofrecerte una lista de productos que puedes tener en cuenta para comenzar a adentrarte a este mundo y que podrás utilizar en tus primeras sesiones.

Los artículos que se emplean durante estas prácticas sexuales son muy variados, debido al amplio campo de actuación que se desarrolla entre una pareja (o más personas) que quiere practicar el BDSM. Por ello, es muy probable que si te adentras en este tipo de juegos, después vayas ampliando tu colección de complementos con opciones muy diferentes entre sí.

Es importante que, para estos inicios, te hagas con un kit básico de sumisión. ¿Qué puedes encontrar en dicho kit? Unas cuerdas, unas esposas, cintas para inmovilizar cualquier extremidad del cuerpo, etc.

La elección de estos elementos dependerá de los gustos de los participantes. Por ejemplo, las cuerdas ofrecen una resistencia mayor a la hora de sujetar al sumiso, lo que también producirá más dolor en él o ella si esta figura se resiste o intenta escapar. Por otro lado, las cintas, normalmente de color negro, suelen ser más sofisticadas, ofrecen una gran cantidad de diseños que suelen ser muy llamativos en estas prácticas y también aportan más comodidad en la mayoría de los casos.

Además, otro factor importante a tener en cuenta es saber dónde se van a realizar las diferentes prácticas sexuales. De esta manera, pueden elegirse objetos sutiles que puedas llevar incluso estando en la calle. Este kit de sumisión puede completarse con otros elementos que permitan bloquear o neutralizar tus sentidos u otras características: una mordaza para no poder hablar, un antifaz para no ver que está sucediendo, etc.

Uno de los objetos estrella dentro del BDSM es la figura de la fusta o el látigo y, por ello, elegir una es una tarea verdaderamente importante. Para encontrar el que más encaje con uno mismo, las preguntas a realizarse son:

  • ¿Quiero uno firme? Y si es así, ¿lo prefiero ancho o delgado? Hay que tener en cuenta que al no tener elasticidad ninguna, el golpe que se produzca siempre será uniforme e irá hacia un mismo lugar. También, permitirá que el amo pueda controlar de mejor manera la intensidad de su uso.
  • ¿Prefiero un látigo de varias cintas? Este también es uno de los modelos más utilizados dentro del BDSM. Permite dispersar el dolor y disminuir su intensidad tras un notable impacto. De esta forma, la persona que maneje el instrumento podrá desempeñar un gran golpe sin necesidad de tener tanto control como el expuesto al usar una fusta firme.

Complementos al BDSM

¿Qué tal si pruebo con algo más original? Puedes añadir nuevos complementos a medida que avanzas en número de prácticas relacionadas con el BDSM. Sin embargo, también puedes elegir desde el primer momento, otro objeto para interactuar con tu pareja. Así que, para finalizar el artículo, voy a hablaros de uno de mis objetos favoritos: wartenberg pinwheel.

Se trata de un objeto compuesto por una pieza alargada y fina que permite sujetarlo y termina en una rueda conformada por diferentes filas de púas. Sí, da miedo a simple vista pero es un elemento muy versátil y entretenido.

Para su uso, hay que ejercer presión directa sobre él y deslizarlo por una parte del cuerpo. De esta forma, se podrá pasar por una sensación agradable de placer que recuerde a un cosquilleo y llevarlo hasta un extremo más doloroso pero igualmente placentero.

Como ya sabemos, el BDSM es una práctica que nos enseña a combinar el placer con el dolor, con la finalidad de ofrecernos toda una clase de posibilidades para disfrutar sin prejuicios del sexo. Así que, no tengas miedo en conversar con tu pareja y lanzaros juntos a este maravilloso mundo.