Cuentos infantiles y Disney, en El Sexo Mandamiento

Advertencia: este programa puede herir muchas sensibilidades y pervertir los recuerdos más hermosos de nuestra infancia. Ahora en serio, tampoco es para tanto la cosa, pero advertimos que en este programa de radio nos metemos con dos elementos casi sagrados de nuestra niñez: los cuentos infantiles y Disney.

No, no se debe a un cambio radical en la línea editorial de El Sexo Mandamiento, sino una muestra más de que el sexo impregna todos los aspectos de nuestras vidas. La infancia no es excepción, así que procedemos a desgranar el componente sexual de las historias con las que hemos sido criados. Metáforas, azúcar glas y pequeños grandes engaños históricos tienen la culpa.

En primer lugar, Paloma Gros presenta dos de las protagonistas femeninas de los cuentos de su infancia. Rapunzel no era solo una princesita de largas melenas que recibe la visita de un príncipe guaperas; su pelo sirve como escala para que ese torreón albergue sexo, embarazos y gemelos. Lo mismo ocurre con La Sirenita, que ya os podéis imaginar para qué querría tener piernas: para abrirlas.

Por su parte, Juan Navarro habla de dos grandes clásicos. Se trata de Caperucita Roja y de La bella durmiente, dos cuentos indispensables entre los más pequeños. Lobos, canibalismo, violaciones, el tratamiento de la menstruación y el miedo al mundo exterior tienen la culpa del componente sexual de estos relatos. Más recientemente destaca el enfoque de la película Maléfica, cuya interpretación no deja indiferente a nadie.

Disney y cuentos con referencias sexuales

Por si fueran pocos los posibles traumas creados en esta radio, Alba Puerto se centra en la obra de Walt Disney. Estas películas, aparentemente más inocentes que un botijo y en las que el sexo se sustituye por un bonito “y comieron perdices”, muestran o insinúan una carga erótica que seguro que no te habías parado a pensar.

Toni Marqués, desde la mesa técnica, proporciona las míticas canciones que hemos tarareado desde nuestros primeros años de vida. Eso sí, quizá tampoco nos habíamos parado a pensar en el enfoque sexual de estos canturreos.

Ahora bien, esta información seguro que contribuye a que en tu próxima sesión de peli de Disney, mantita y palomitas observes con más atención que nunca lo que ocurre en la pantalla. Con respecto a los cuentos, piénsatelo dos veces a la hora de leérselos a tus hijos, sobrinos o nenes de cualquier origen. ¿Están preparados para conocer la verdad sexual de los cuentos infantiles?

A lo mejor ellos no, pero tú no tengas dudas si quieres ampliar tus conocimientos sexuales y culturales de algo tan básico en nuestra cultura como lo son estas fábulas. Cuéntanos: ¿de verdad hemos arruinado tu infancia?