Ubal Araque, juguetes eróticos como trabajo y placer

Una de las máximas en esta vida es aquello de “trabaja en lo que te haga feliz”. Al que acuñó la frasecita de marras habría que preguntarle si el trabajo de Ubal Araque es la mejor expresión de esa filosofía. ¿Por qué? Ubal es sexblogger, sexcoach y prueba los juguetes eróticos masculinos que posteriormente salen al mercado para complacer a miles de personas.

Su ya larga experiencia con estos artículos permite que las marcas confíen en su criterio para dar a conocer el último grito en los productos diseñados para el disfrute. “Los fabricantes me eligen porque soy adorable (ríe). No, en serio, son ya seis años de trabajo posicionándome como el mejor dentro de esta categoría”, explica Araque, que tiene en el buen rollo y el humor un aliado esencial para llegar a sus miles de seguidores.

Este oficio no se desempeña desde una oficina aburrida con aire acondicionado antártico, aunque tendría su gracia verlo, sino desde la propia casa del sexblogger. Mejor será no llamar a su timbre a eso de la media mañana, ya que “es el momento en el que estoy más despierto y con muchas ganas de jugar”, cuenta el reciente ganador del premio Joven emprendedor del consejo de la juventud de Alcobendas.

Su web, sus redes sociales y su canal de YouTube son herramientas de trabajo para difundir sus valoraciones de los productos eróticos. “Mi rutina no incluye estar ocho horas al día probando juguetes; lo que siempre les comento a las marcas es que tras recibirlos hay que esperar entre 15 o 30 días para darles mi reseña, ya que tengo que estar cachondo, probarlos y luego editar los vídeos”, explica Ubal Araque.

Efectivamente, su día a día no consiste estar en todo momento testando las beldades de un nuevo producto. La producción de los vídeos y la forma de presentar las características del juguete llevan mucho tiempo: “a veces espero hasta tener cuatro reseñas pendientes para probarlos todos y grabar del tirón, o va dependiendo un poco de uno mismo. Al final, eres un tester, como el que prueba comida o maquillaje”, admite el sexcoach.

Ubal Araque: de talleres de felaciones a probar juguetes

Todo comenzó de forma totalmente independiente a los juguetes sexuales, que han ido penetrando en la jornada de Ubal: “mis inicios son peculiares, por que era ajeno a el tema de los complementos eróticos hasta que empecé con Venus O’Hara a dar talleres de felación y de allí se abrió la caja de Pandora”.

Ubal Araque, especialista en juguetes eróticos. | Imagen: Ubal Araque.

Una vez ha recibido en su domicilio el nuevo artículo llega la hora de probarlo. Lo primero que hace Ubal Araque es “leer las instrucciones y ver si físicamente me llama la atención, si es único por su forma, color o textura antes de entrar en alguna parte de mi cuerpo“. Dentro de este sector, los usuarios valoran si visualmente satisface sus expectativas antes de lanzarse a su uso, así que es importante que quienes los prueban tengan ese dato entre sus criterios de valoración.
La trayectoria de Ubal lo ha convertido en una voz autorizada dentro de un gremio con cada vez más popularidad. Muchos de los juguetitos que muchas mesillas de noche esconden han pasado por sus manos, así que se ha erigido en un nombre conocido para quienes siguen las novedades del mercado del erotismo.
De hecho, el pasado mayo dirigió el Sex Blogger Meeting celebrado en Madrid. Allí El Sexo Mandamiento tuvo el placer de coincidir toda clase de perfiles relacionados con la sexualidad: desde lo periodístico a lo terapéutico, pasando por juguetes y cualquier vertiente imaginable del amplísimo mundo del sexo.
La educación y la formación en lo sexual es una base para seguir difundiendo nuevas formas de disfrutar, solos o acompañados, del cuerpo. “Yo no creo que mi trabajo sea ayudar propiamente a la gente, yo pienso que más que todo es orientar a los usuarios sobre el uso o no de un determinado producto”, entiende Ubal Araque.

Araque posa con uno de los juguetes que prueba. | Imagen: Ubal Araque.

¿Qué factores se deben tener en cuenta antes de lanzarse a adquirir un nuevo artículo sexual? La experiencia es un grado, así que lo primero es iniciarse apropiadamente en la incorporación de estos juguetes eróticos a tu vida sexual individual o acompañada. “Si es tu primera vez debes ir descubriendo qué tipo de estimulación nos gusta más. Por favor, no vayamos a lo más grande que haya en el mercado si no conocemos el mercado de los juguetes”, alerta el sexblogger. En resumen, el tamaño a veces sí importa.
Ahora bien, no son todo vino, rosas y orgasmos en la vida de un testador de juguetes eróticos. Como en cualquier puesto de trabajo, siempre hay claroscuros, incluso en algo tan inocente y noble como usar un producto erótico y realizar una reseña para aconsejar a posibles compradores.
“Lo mejor son los seguidores que están siempre apoyándote en todo; las peores creo que muchas personas que está en tu mismo sector y que tratan de tirar por la borda tu trabajo”, confiesa Ubal. Ya sabéis, no se le puede caer bien a todo el mundo, ni siquiera currando desde tu propia cama (o donde sea que Araque pruebe los artículos, que no hemos llegado a tanta profundidad).
Su dedicación a este sector y su iniciativa para acercar una sexualidad responsable a la ciudadanía le ha valido el premio a Joven emprendedor del consejo de la juventud de Alcobendas. De culo inquieto, Ubal está planeando un proyecto pionero de academia de sexualidad en Madrid, en la propia Alcobendas: “estoy muy feliz, han sido meses muy duros emocionalmente pero ahora estoy feliz”.
“Mi objetivo es acercarle a la gente los juguetes, que aprendan a conocerlos y a divertirse con ellos”, señala el sexcoach. Para ello, desde aquí le iremos haciendo llegar vuestras consultas y curiosidades para disponer de la opinión de un especialista en juguetes eróticos que quizá tenga el mejor trabajo del mundo. Eso habrá que preguntárselo algún día a media mañana.