Di sí a los juguetes sexuales estas navidades

Llegan las navidades y, como a todos nos gusta, también vienen los regalos. En estas fechas, prácticamente todo el mundo recibe algún obsequio por parte de sus familiares, pareja o amigos y, me pregunto yo, ¿por qué no combinar un buen regalo con la otra cosa que más nos gusta a casi todos? Exacto, amigos: el sexo.

Por ello, a continuación vamos a hablar de algunos objetos que puedes disfrutar tanto solo como acompañado, o si eres chico o chica, porque da igual la situación o el sexo de cada uno, todos tenemos el mismo derecho a tener grandes opciones de las que poder disfrutar estos reyes.

Mano simulando masturbar una mandarina | Fuente: Unsplash

Uno de los que no puede faltar en esta lista, es exclusivo para el placer femenino, pero puede ser utilizado en pareja como por una misma, es el succionador de clítoris. Sí, sí, como lo oyes. Este objeto ha creado un gran revuelo y con razón. Resulta ser un complemento ideal para tus prácticas sexuales si tienes dificultades para llegar al orgasmo gracias a su estimulación directa en el clítoris.

Por otro lado, existen modelos sumergibles para esos momentos de intimidad en donde una quiere relajarse en la bañera, ahí lo dejo…

Para romper la monotonía en pareja

Para las parejas más intrépidas y que quieren elevar el tono en lugares públicos haciendo uso de la tecnología, existen los vibradores que se controlan a través de un Smartphone. Es decir, jubila la broma de las bragas vibratorias y elige uno de los cientos de modelos de juguetes sexuales que existen de esta gama y que te permiten estimular tu punto G, tu clítoris o… ¡Las dos cosas a la vez!

Mano femenina sobre la que brota un líquido blanco | Fuente: Unsplash

Pero, atención, ¿sabías que existe la versión inversa de este juego? Es decir, el típico anillo vibratorio que se coloca sobre el pene pero con la posibilidad de manejarlo por control remoto, de forma externa.

También para el disfrute de ellos

Para terminar, sigamos hablando de ellos, muchos hombres todavía no conocen lo maravilloso que es introducir estos juguetes dentro de los cuidados de uno mismo. No, no hablamos de la «vagina en lata» vulgarmente acuñado, sino de la cantidad de modelos de vibradores masculinos que existen. Ofreciendo un espacio de textura plácida para el pene, así como, complementos de vibración o estimulación regulables como ocurre con los masturbadores femeninos que tanto conocemos.

Entonces, después de leer esto, ¿no te apetece añadir algo así en la carta a los reyes magos?