Big Mouth: ¿Serie de sexo?

Hoy vengo a hablaros de una serie de dibujos animados llamada Big Mouth, serie original de Netflix. ¿La conocéis? Básicamente trata de un grupo de niños, dos de ellos los protagonistas, que representan a dos de los creadores de la serie: Nick Kroll y Andrew Goldberg. Estos personajes están basados en la historia real de dichos creadores, siguiendo sus pensamientos, su sexualidad y sus experiencias en su época de pubertad.

Los personajes ya mencionados se llaman Nick (representa a Kroll) y su mejor amigo Andrew (representa a Goldberg). No solo se centra en la vida de estos dos personajes, también salen en la serie varias chicas, en los que hay episodios que tratan sobre la menstruación, su sexualidad, la atracción hacia los chicos y la manera en que cambia su comportamiento con los padres. A cada personaje le acompaña el llamado “Monstruo de las hormonas” que representa los estados de ánimo o la excitación de quien acompaña.

Personajes de la serie
Personajes de la serie Big Mouth | Fuente: PsicoPico

Esta serie por ahora tiene dos temporadas, cada una se divide en diez capítulos, centrándose en un tema distinto cada uno. Englobado todo y siguiendo un hilo coherente en lo relacionado con las sexualidad. Aparte de los temas que he comentado, también tengo que decir que trata temas sobre la infidelidad, la homosexualidad, la pérdida de la virginidad, la aceptación de tu cuerpo, aparece una que otra parafilia

La serie trata de una manera cómica todo lo relacionado con lo dicho anteriormente mediante un lenguaje dirigido a jóvenes, para que te hagas una idea emplean un vocabulario que solo usas entre tus colegas. En esta entrada voy a comentar dos episodios de los cuales me resultaron bastante interesantes y de los que más identificada me sentí y más cosas aprendí.

El primer capitulo se centra en la vida de las chicas, en sus pensamientos y por decirlo de alguna manera en sus primeras veces. El segundo capítulo de la serie que voy a comentar no tiene como protagonista ningún personaje de un sexo en específico, sino que se centra en lo que se realiza en los centros de planificación familiar.

Andrew, Nick y Jessi. Protagonistas de la serie.
Andrew, Nick y Jessi | Fuente: Eldiario

Temporada uno. Episodio cinco: Las chicas también están salidas

Es muy común entre los chicos entrando en la pubertad pensar que las chicas son finas, y no tienen pensamientos sobre sexo. Ellos creen que son los únicos que se masturban y que es imposible que las mujeres lleguen a pensar semenjante cosa. Este capítulo trata exactamente sobre este tema, las chicas también se tocan, piensan en sexo y se ponen cachondas.

Todo empieza tras la lectura de un libro entre las chicas de clase y las madres de los alumnos, el cual las pone calientes. Tras averiguar esto entre los chicos de la serie, simulan la explosión de la cabeza por flipar tanto tras el descubrimiento de que sus amigas de clase, incluso sus madres o profesoras pueden sentir aquello que no creían, que las mujeres también tienen ganas de sexo.

Mostrando sorpresa. Serie
Blas flipando | Fuente: Giphy

Una de las niñas que protagoniza la serie (Jessi) decide leer el libro y averiguar por qué gusta tanto. Tras estar un tiempo leyendo el libro llega a descubrir y entiende el porque a las chicas les gusta tanto la historia que se cuenta. Gracias a su monstruo de las hormonas decide explorar aquello que nos da vergüenza mirarnos de pequeñas, nuestro punto de placer, la vagina.  

Tras su exploración, la cual lo realiza mediante un espejo, se ve como la vagina le hace una visita sobre las partes de esta zona íntima. Sus labios, el clítoris, el ano, etc… De esta manera conoce a la perfección qué es lo que tiene ahí abajo, y al finalizar el capítulo descubre el placer que puedes sentir si haces un viajecito más profundo con tus propias manos.

Jessi, protagonista de la serie, examinando su vagina
Jessi examinando su vagina | Fuente: Elconfidencial.com

Temporada dos. Episodio cinco: Planificación familiar

Cómo he resumido al principio, en este capítulo se discute en una clase de lo que se realiza en las consultas de la planificación familiar, pero en este caso son los alumnos quienes lo explican al profesor, ya que este último es el despistado de la serie. Se habla de los distintos métodos anticonceptivos que existen, incluyendo la “marcha atrás”, que lo representa un joven con pinta de drogadicto, tras presentar todos los métodos, una joven de 16 años tiene qué elegir qué método anticonceptivo va a escoger.

Tras explicarle cómo funciona cada método, los riesgos que conlleva cada uno de ellos y de qué protege cada uno, insistiendo en que el condón es lo único que te protege de las ETS, termina por es coger la marcha atrás. De esta manera quieren decir que los jóvenes de hoy en día no tienen en cuenta el riesgo de coger una ETS, y sólo tienen miedo de quedar embarazadas, sin saber que el método marcha atrás aparte de pillar cualquier enfermedad, puedes fácilmente quedarte encinta.

También aparece una ETS ficticia llamada “galleta azul”. En internet se dice que esta ETS tiene síntomas muy graves, como por ejemplo que la vagina se vuelve de color azul, se dice que se contagia muy fácilmente y es muy peligrosa. Obviamente es una enfermedad falsa y en este episodio lo dan a entender. Exageran sus síntomas, exageran su manera de contagiarse y en un momento dado se menciona de acudir a planificación familiar, pero quejándose de que a eso solo van mujeres. ERROR.

Programa de la serie para escoger método anticonceptivo
Escogiendo método anticonceptivo | Fuente: Spoilertime

Una vez en la consulta, la enfermera explica que la galleta azul es una mentira, una leyenda urbana. Los jóvenes de hoy en día no quieren ir a planificación familiar por creer que ahí solo van mujeres y que antes de acudir al médico prefieren buscar en Google ellos mismos buscando los síntomas que padecen  y de esta manera diagnosticar ellos si tienen una ETS, si es un constipado o es una alucinación, sin ser conscientes del riesgo que supone buscar por ti mismo tu posible enfermedad.

Cómo habéis podido leer, son capítulos muy completos, con mucha razón y una manera cómica para dirigirse a los jóvenes y obtener la educación sexual que por desgracia no se da en los centros y que hace mucha falta. Se adentra en el mundo tanto de los chicos como de las chicas, trata todas las preocupaciones que van apareciendo en la vida de los niños en esta época de pubertad. Sin duda, una serie con la que podrás aprender y sobretodo, reírte. Qué mejor manera que aprender riendo.