Más allá del Punto G

¿El punto G existe? ¿Será un mito? ¿Dónde se encuentra? Estas son una de las tantas preguntas que nos realizamos respecto a este misterio. Pero el artículo de hoy no va a tratar sobre el punto G en específico, es más, no sólo existe el punto G. Hay gran cantidad de puntos localizados en algún rincón de nuestra vagina que están esperando a ser utilizados para proporcionarnos mucho placer, lo que pasa es que para la sociedad son más bien desconocidos. Ya es hora de cambiar este desconocimiento y abriros más caminos a disfrutar en el sexo.

El punto G

Este punto sin duda es el más conocido, por no decir el único conocido. Una de las preguntas que nos planteamos es si se trata de una verdad difícil de llegar o un mito. Lo descubrió Ernst Gräfender en los años sesenta por casualidad durante sus investigaciones. Sin embargo, hay sexólogos que niegan la existencia de esta zona y estaríamos frente a un mito sexual.

Está situado a unos tres o cinco centímetros de la entrada de la vagina presionando hacia el hueso púbico. La zona tiene una textura rugosa que se suele engrosar cuando la mujer se excita. Hilado con esto hay que decir que una ginecóloga francesa llamada Odile Buisson informa que dicho punto podría ser en realidad una conexión del clítoris interna en la vagina.

Ubicación del punto G
Ubicación del punto G. | Fuente: Trendencias.

Buisson comprobó que cuando el clítoris se hincha por la excitación sus partes internas se encuentran muy cerca de la vagina. Esto quiere decir que la existencia de esa zona en el interior de la vagina explica los orgasmos exclusivamente vaginales. Para entenderlo mejor nos adentraremos en el clítoris. La parte de clítoris que vemos es solo la “punta del iceberg”, en verdad tiene una medida de 12 centímetros. Existe la posibilidad de que la estimulación del punto G sea en verdad la estimulación de la parte del clítoris que no vemos.

Al estar situado en una zona tan complicada cuesta localizarlo, lo que lleva a a algunos a sospechar que sí se trata de un mito. Tras esta costosa misión de encontrarlo vienen las sensaciones de frustración, con la consecuencia de rendirte y perder la oportunidad de tener un gran orgasmo.

Una vez hemos encontrado la maravillosa zona, toca estimularla. La técnica “spiderman” es la más recomendada. Los dos dedos que se adentran en el sexo de la mujer tienen que presionar hacia el ombligo en dirección al hueso púbico. Una postura para acompañar a la técnica es la estándar, tumbada boca arriba con las piernas bien abiertas. En algunas mujeres puede acompañar la sensación tan conocida como son las ganas de orinar.

Movimiento de dedos a lo Spiderman. Punto
Movimiento de dedos a lo Spiderman. | Fuente: Lalegal.

Punto A o AFE (Anterior Fornix Erotic Zone)

Este punto fue descubierto en 1950 por el doctor Chua Chee Ann, médico malayo, durante una experimentación que estaba realizando sobre la sequedad vaginal. Durante su investigación se dio cuenta de que el 95% de las mujeres se excitaban al estimularles esta zona y que incluso varias de estas pacientes llegaron al orgasmo.

El punto A se encuentra a unos 7,5 centímetros de la entrada de la vagina, cerca del cuello del útero. Al presionar esta zona aumenta el nivel de lubricación. La licenciada Diana Resnicoff lo explicó así: “Hay mujeres que experimentan un orgasmo por la estimulación de esta zona y algunas expulsan un líquido proveniente de la uretra cuando experimentan este tipo de orgasmo”. Estudios posteriores comprobaron que de 193 mujeres que probaron esta estimulación, 182 mujeres obtuvieron como resultado un placer muy intenso.

Punto A
Ubicación del punto A.

Para conseguir dicho placer hay que saber cómo estimularlo. Hay que acariciar suavemente la pared vaginal, y al notar que la mujer empieza a lubricar retirar la mano y volver a empezar. La estimulación en esta zona permite provocar orgasmos múltiples. La mujer tumbada boca abajo o la mujer sentada en el borde de la cama son dos de las posturas más recomendadas para conseguir éxito acompañado de unos buenos orgasmos.

Punto U o Punto de Oro

El punto U se denomina así por su cercanía a la uretra. Se encuentra ubicado entre el clítoris y la entrada de la vagina, es decir, donde se encuentran las glándulas uretrales (Glándulas de Skene). Estas glándulas son las que producen y expulsan los flujos que el cuerpo produce antes y después del orgasmo. Para acceder a él debes separar los labios vaginales dejando al descubierto el interior para tener más accesibilidad y facilidad. Es decir, no se encuentra en el interior como los anteriores, el punto U está en el exterior.

Gracias a que se encuentra en el exterior tenemos otra forma de estimularlo y la más recomendable para usar en esta zona, el sexo oral. Hay que empezar usando la fuerza de la lengua de una manera suave, con pequeños movimientos circulares con ella o con los labios. En el caso de que se quiera sentir más, realizar movimientos suaves y frotando con la barbilla. Puede que esto último resulte un poco extraño, pero gracias a ello favorece la llegada de la sangre a ese punto.

Localización del punto U
Localización del punto U | Fuente: platanomelon

Otra manera para estimularlo es con el uso de los dedos muy lubricados, haciendo presión con mini toques sobre él. Algo muy importante que recordar es que si te excedes con la presión puede resultar molesto para tu pareja, ya que está formado por un tejido eréctil muy sensible a la estimulación. Una alternativa que podemos escoger puede ser el uso de un pequeño vibrador. Para provocar un gran orgasmo es recomendable complementar este roce con la estimulación del clítoris y con los otros puntos (G y A).

Cualquier posición en la que el hombre/mujer pueda frotar su pelvis contra el área del clítoris aumentará las posibilidades de estimulación del punto U. La amazona es muy recomendable. Durante la penetración puedes balancear el cuerpo hacia delante para facilitar la fricción del clítoris y uretra contra la pelvis de tu pareja.

Punto K o pasaje misterioso

También denominado punto del súper orgasmo. Bárbara Keesling fue la sexóloga que descubrió esta zona en el año 1998. Tiene este segundo nombre por la localización tan extrema en la que se encuentra. Así que en el caso de que te animes a la búsqueda de este punto no te alteres si no lo encuentras. Sigue intentándolo.

Localización del punto K
Localización del punto K | Fuente: platanomelon

Se sitúa en la zona final de la vagina casi llegando al cuello del útero y es bastante inaccesible. Al conocer el punto K y poder controlar el músculo pub coccígeo (PC), una mujer puede decidir si quiere llegar al clímax al empezar el coito o tener múltiples orgasmos. Para poder controlar el PC hay que ejercitarlo. Sí, en esta sesión toca hacer ejercicio.

Por si no ha quedado claro qué es el PC, es el músculo que cuando lo contraes se te detiene la orina. Si lo fortaleces dejas el pasaje misterioso más accesible. Dichos ejercicios se conocen como Ejercicios Kegel, en este vídeo se te da unos cuantos consejos para realizarlos:

El objetivo para llegar hasta el punto K es mediante una penetración profunda, la perfecta postura es la conocida del “perrito” o acomodando los pies en los hombros de tu pareja, quien realice la penetración debe de estar de rodillas. Ya que es una zona bastante inaccesible, aparte de todo lo dicho anteriormente, también nos puede servir la ayuda de los  estimuladores. Este punto podría ser una de las zonas del cuerpo femenino donde la mujer puede encontrar más placer.

Ahora no hay excusas, si os cabrea no encontrar el Punto G tenéis otras opciones más que podéis buscar. Recordad que cada mujer es un mundo, no todas van a sentir lo mismo ni en todas tienen la misma dificultad para encontrar los puntos. Es más, cabe la posibilidad de que no los encontréis. En el caso de que esto ocurra, tomároslo como una manera de jugar. Aún así, no os rindáis y animaros a la búsqueda de estas maravillosas zonas escondidas en la querida vagina de las mujeres. Pero, sobre todo, disfrutad.

Ubicación de todos los puntos. Punto G.
Ubicación de todos los puntos mencionados. | Fuentes: sciencuriosities.blogspot.