Amor, sexo o como cada uno muere como quiere

Hay una fina línea que delimita el sexo con amor y el sexo sin nada. El problema viene cuando el pacto al que llegan los amantes no está claro y hay confusiones. Ahí entramos en una dinámica de cosas que nos gustaría decir pero no decimos, peleas sin argumentos o lágrimas fácilmente evitables.

Porque sí, estamos en una era donde es más fácil conseguir sexo que amor. Lo que no podemos es usar esto en nuestro beneficio e ir dejando cadáveres emocionales por las aceras.

Desde El SexoMandamiento siempre defendemos el sexo seguro y sano. Esto engloba también la salud mental. Si una situación te viene grande, no estás cómod@ o incluso te genera sentimientos negativos: déjalo ir o vete tú.

Hay mucha gente que diferencia entre “follar” y “hacer el amor” con el argumento de que uno se hace sin sentimientos y otra con sentimientos. El sentimiento no lo define la intensidad o rudeza de las relaciones sino lo que supone para ti estar manteniendo relaciones con esa persona en ese momento.

Tener claro el pacto para no dañar. | Foto: Lifebg.com.

Está claro que todo lo que engloba al sexo tiene que estar consensuado por todas las partes que vayan a intervenir en la relación. Cierto es que hay situaciones en las que simplemente surge o no conoces a la persona con la que mantienes relaciones, en cuyo caso no debe existir problema. Siempre usa condón para evitar ETS y embarazos no deseados.

Pero si hablamos de sentimientos la cosa cambia. Hay veces que personas que conocemos de hace tiempo se convierten en parejas sexuales, o conocemos a alguien que nos atrae o miles de combinaciones más.

El roce hace el cariño y es inevitable. En un alto porcentaje de casos pasado un tiempo una de las dos partes (o con suerte, las dos) sentirá la necesidad de avanzar un poco. Si por tu parte no quieres, no te sientes preparad@, no lo ves claro, no te apetece en este momento… etc di no. A la primera. Corta de raíz.

Stop lágrimas evitables.

Es innecesario y hasta egoísta mantener las esperanzas de una persona vivas si realmente no las hay. Incluso si las hay y no lo sabes, aclárate primero dejándola marchar. Puedes generar pactos con otras personas que quieran lo mismo que tú, solo sexo, en donde ninguna tenga que sufrir esa sensación de engaño y abandono.

El amor fluye, surge. No se fuerza, ni se pide, ni tiene por qué aparecer durante una relación sexual. Si sientes que tienes que tirar del carro, que todo es forzado, simplemente vete. No funciona. Tienen que trabajar todas las personas implicadas en la relación, de otra manera jamás funcionará. O realmente no hay nada más allá qué el rato de cama.

Ay el amor…

El amor es un sentimiento indescriptible pero bastante destructor si juegan con el para conseguir otras metas. Al igual que el sexo, un acto maravilloso donde vamos a disfrutar, es totalmente deleznable usarlo en nuestro propio beneficio. Sean felices, disfruten en la cama, pero siempre respetando y cuidando al otro.